Análisis de Lost in Random para PS4


Otra de las mejores noticias de este 2021 es que un videojuego tan único e inspirado como Lost in Random haya resultado ser un buen videojuego. Lo nuevo de los creadores de Flipping Death destaca por la construcción de su fantástico mundo y un sistema combativo elaborado, inspirado en la propia temática del videojuego: el azar.

Tenía bastantes esperanzas puestas en que Lost in Random resultara ser un buen videojuego a la larga. Las pasadas impresiones me dejaron muy expectante con lo nuevo de Zoink Games, y por suerte ahora puedo decir que es un título que merece bastante la pena. A pesar de sus irregularidades, que las tiene, se trata de una aventura única, con una arrolladora personalidad y que además se defiende bastante bien en lo jugable. Es original, presenta cierta variedad de planteamientos y un tono narrativo-estético que recuerda a las películas de Tim Burton.

Pero por encima de todo diría que es un juego que cuenta con muy buenos valores de producción. Los creadores de juegos como Flipping Death, Fe, Zombie Vikings o Stick it to the Man! considero que han experimentado un salto evolutivo con esta producción. Y es que aunque hablemos de una producción de espíritu independiente (respaldada por el sello EA Originals), el estudio ya es realmente grande, con cerca de 80 trabajadores. Esto al final se nota en un título más ambicioso que los anteriormente mencionados… y que además resulta absorbente, sobre todo si es el tipo de juegos que te gustan.

¿Qué es lo que más me ha llamado la atención a mí? Que no deja de ser un cuento de hadas. La forma de meterte en su fantástico mundo con sus extravagantes personajes es lo que más valoro de una experiencia que no deja de ser una aventura tridimensional. Dividido por mundos y con un esquema muy lineal, avanzamos en pos de rescatar a nuestra hermana y derrotar a una fuerza maligna. Es la típica epopeya a cargo de un niño, pero que sabe desenvolverse con un buen sentido del humor y por supuesto una jugabilidad basada fuertemente en la exploración y los combates. Si te interesa lo que estás leyendo, sigue conmigo porque tiene todo el aspecto de que puede interesarte.

Una aventura con y contra el azar

El punto de partida de Lost in Random es una de sus mayores virtudes, porque atrapa desde el primer minuto gracias a su simple, pero potente, premisa narrativa. Manejamos a Par, una niña que ve cómo su hermana -Impar- es llevada contra su voluntad a Seistopía. Nuestra es la tarea de buscarla en un camino que nos hará recorrer los varios reinos de las tierras de Azar. Ese viaje es parte imprescindible del interés del juego, porque cada zona cuenta con su propia ambientación, habitantes, desafíos, enemigos y jefes finales.

Todo, por supuesto, con la temática de los dados y el azar como protagonistas. ¿Cómo conseguirlo? He ahí la genialidad de los desarrolladores, porque no solo la narrativa gira en torno a la suerte, sino los propios sistemas de juego. En particular, es crucial señalar la elevada importancia y presencia que tuvo el sistema combativo en mis partidas. Por decirlo de forma simple, las batallas son en tiempo real, aunque tienes la posibilidad de detener el tiempo y escoger diversas habilidades que van en función de la baraja de cartas que te toque en cada momento.

Puedes escoger una carta para hacer uso de una espada de forma temporal. También hay una carta que activa bombas remotamente, otra que invoca un mazo demoledor, un arco con flechas o alguna ayuda tan típica como puede ser recuperar la vida. El gran interés del juego (en cuanto a variedad y progresión) radica en la idea de obtener nuevas cartas con las que invocar cada vez más poderes (ya sea comprándolas u obteniéndolas como recompensa). Así, la complejidad va incrementándose a medida que superas mundos. Sin embargo, hay mucho más que comentar sobre el sistema combativo.

Los jefes finales me han sorprendido gratamente por su grado de inventivaPara empezar, no son pocos los enemigos que existen. Tenemos caballeros-robots enfundados en fuertes armaduras, que presentan escudos e incluso los hay que disparan a distancia con una especie de escopeta. Hay rivales que atacan por tierra, pero también desde el aire… y luego están por supuesto los jefes finales, algunos de los cuales me han sorprendido gratamente por su grado de inventiva (y también de desafío). No me ha parecido un juego sencillo, menos si consideras que hay refriegas bastante largas que, en caso de desfallecer, te hacen volver al principio. Y eso duele bastante.

Lost in Random PS4

Quitando episodios de frustración, algunos relativos al control y el uso de la cámara (que no terminan de ser perfectos), he de decir que me he sentido muy cómodo dentro de la experiencia combativa, más cuando comprobaba que cada vez se ofrecían nuevos y más desafiantes propuestas. Por ejemplo, hay varios momentos en la aventura en que se nos coloca en una especie tableros-arenas en que debemos avanzar derrotando a enemigos para desbloquear el acceso a nuevas zonas. Estos tableros disponen de sus propias reglas, como los juegos de azar, algo que por cierto encaja a las mil maravillas con la propuesta narrativa de Lost in Random.

Aparte de los combates, que suponen buena parte de la experiencia, otro elemento importantísimo del juego son los diálogos. Los propios desarrolladores dicen haberse inspirado en el concepto conversacional practicado en Flipping Death, y esto es algo muy evidente para aquellos que lo hayan jugado. Hay multitud de personajes y todos tienen algo que contarnos. Algunos están simplemente ahí para dar coherencia al mundo y expandir el universo narrativo, pero otros contienen información clave que no deberemos pasar por alto. Dicho de otra manera, hay conversaciones obligatorias, pero muchas son opcionales. Así que si sois de los que no quieren leer demasiado en pantalla, no os preocupéis porque el juego está pensado para un amplio abanico de jugadores.

Lost in Random

Probablemente, el disfrutar o no de estas conversaciones (muchas multi-respuesta al estilo aventura gráfica) creo que tiene un fuerte impacto sobre el número de horas de juego. Una partida normal podría llevar entre 12-15 horas, aunque es una cifra variable, dependiendo de vuestro ritmo de juego y habilidad a los mandos. Por cierto, se puede bajar la dificultad a «fácil» en cualquier momento. En cuanto a la rejugabilidad, no deberíais de tener que sumar mucho más tiempo, puesto que los únicos elementos accesorios vienen por parte de la destrucción de estatuas para obtener monedas, algunas quests y encontrar las páginas desperdigadas de un misterioso cuento.

Un juego que disfrutarás más si valoras lo que hay detrás de su plano artísticoSin duda, la narrativa y los combates son las piedras angulares de Lost in Random, porque en cuanto a exploración se queda en algo muy anecdótico. La interacción con los escenarios es bastante pobre y los recorridos tienden a ser muy lineales. No es algo necesariamente negativo, aunque esto ha impedido que existan pruebas más interesantes desde el plano jugable. Por ejemplo, una sección del juego se basa en hallar varias partes de un poema dentro de un entorno con varios caminos. Tarea no demasiado estimulante, y que de hecho se convirtió en un pequeño lastre para el ritmo de juego.

Lost in Random PS4

Quitando estas frustraciones, derivadas de un diseño de niveles algo descuidado, tengo que decir que a nivel artístico es un juego formidable. Los desarrolladores comentaron que querían explorar lo extraño y lo inusual. Probaron varias cosas, desde figuras de barro hasta el dibujo digital… y el resultado es lo que veis en las imágenes que acompañan a este análisis. Es un juego con una identidad visual única, mezcla entre un mundo artesanal y onírico. Por todo ello, no es extraño que visualmente (y también musicalmente) comparta rasgos con obras como Pesadilla antes de Navidad, de Tim Burton. Es tétrico y oscuro, pero también bellísimo.

En definitiva, es un juego que disfrutarás más si valoras lo que hay detrás de su plano artístico, puesto que buena parte de su interés radica ahí: en cómo te mete en su historia, que es al final la de un cuento de fantasía. Sentirte niño de nuevo, disfrutar con personajes de otro mundo y al mismo tiempo entretenerte con una jugabilidad que -aunque con sus altibajos- nadie podrá decir que carece de inventiva. Creo que eso hay que apoyarlo, porque además se nota que hay mucha pasión depositada en un videojuego con que Zoink Games ha subido un escalón dentro de su particular trayectoria como desarrolladora.