apuesta por ofrecer un ‘todo en uno’ para diferenciarse de Chrome y Firefox, pero deja sabor agridulce


Esta mañana los desarrolladores del navegador Vivaldi han lanzado la versión 4.0 del mismo, con la que buscan «brindar a los usuarios una alternativa real a las grandes tecnológicas». Una alternativa que llega, sin duda, cargada de novedades que hemos querido probar en persona.

La primera vez que iniciamos esta nueva versión, Vivaldi nos da a elegir entre tres configuraciones: una más minimalista, desprovista apenas de funcionalidades; una intermedia o ‘clásica’ y, finalmente, la modalidad ‘Fully Loaded’, que integra en la interfaz del navegador todas las herramientas de que dispone Vivaldi, incluyendo el cliente de correo, el calendario y el lector de feeds.


Vivaldi

Desde que la Fundación Mozilla decidió dejar atrás el modelo inaugurado por Netscape Communicator, procediendo a dividir su suite Mozilla en varios programas diferenciados (Firefox, Thunderbird y Sunbird), los internautas no habíamos tenido a nuestro alcance un verdadero ‘todo en uno’ para la navegación online. Ahora Vivaldi quiere proporcionárnoslo. Veamos qué tal.

Jon von Tetzchner, creador de Vivaldi: Opera tiró por la ventana 19 años de trabajo

Repasamos las novedades

La primera gran novedad es su sistema integrado de traducción, no muy diferente del que podemos encontrar en Edge o Chrome. Aunque en lugar de estar basado en la tecnología del Traductor de Google se trata de una implementación de la extensión Lingvanex (también disponible para Chrome y otros navegadores compatibles).

Vivaldi3

La experiencia con las traducciones de esta nueva funcionalidad de Vivaldi ha sido buena, no encontrando grandes diferencias con respecto a la provista por su equivalente de Google; así que bien en esta área:

Traductor

Por desgracia, no he podido probar el cliente de correo electrónico de Vivaldi (la versión definitiva del experimental que ya presentaron hace unos meses): todas las cuentas de correo que he intentado introducir se han chocado de frente con constantes mensajes de «Error al iniciar sesión», incluso una cuenta recién creada en el servidor Vivaldi.net.

Vivaldi4

Sí he podido iniciar sin problemas el nuevo lector de feeds, que podéis ver más abajo. Diseño limpio y cómodo a la hora de visualizar los contenidos, pero he de decir que también funcionalmente confuso: el navegador interpreta cada feed como una cuenta de correo, y cada artículo como un email, de tal forma que nos da la opción de responderlo o de marcarlo como spam.

Vivaldi Feeds

Efectivamente: el cliente de correo no funciona cuando queremos leer correos, pero sí cuando queremos leer feeds (de hecho, en el icono de la barra inferior podemos ver cuenta los artículos no leídos como correos no leídos). Intrigante.

El siguiente paso consiste en probar la nueva función de calendario. La cosa tampoco empieza muy bien, puesto que, cuando lo iniciamos por primera vez y nos da la opción de crear una cuenta o introducir los datos de una ya existente y elijo Vivaldi.net, me obliga a introducir de nuevo los datos de inicio de sesión, pese a que unos minutos antes ya lo había hecho para activar la sincronización entre equipos.

Vivaldi9

Dicho eso, una vez introducidos los datos nos muestra un funcional calendario que resulta bastante útil de tener en la ‘sidebar’ de nuestro navegador.

Vivaldi sigue siendo un proyecto prometedor, que apuesta clara y orgullosamente por marcar diferencias ante la competencia, y el lanzamiento de esta nueva versión es un paso positivo. Pero los errores de funcionamiento (fácil y rápidamente solventables, sin duda) y su usabilidad contraintuitiva (esto ya, algo menos) dejan un sabor agridulce tras probarlo.