Cae en una granja un enorme trozo del cohete Falcon 9 que se quemó sobre Seattle


Ilustración para el artículo titulado

Foto: Grant County Sheriff

El pasado 26 de marzo, la segunda etapa de un cohete Falcon 9, que no había logrado salirse de órbita tras una misión Starlink, se desintegró de manera incontrolada sobre los estados de Washington y Oregón, al noroeste de Estados Unidos, causando un impresionante espectáculo de luces.

Al parecer, la reentrada atmosférica no quemó por completo el cohete y un enorme trozo acabó estrellándose en los terrenos de un granjero al suroeste del condado de Grant, en Washington.

Aunque SpaceX guarda silencio sobre lo ocurrido, se suponía que la etapa superior del Falcon 9, lanzado el 4 de marzo de 2021 desde Cabo Cañaveral, realizaría una reentrada atmosférica controlada sobre el océano Pacífico, lejos de cualquier área poblada. Sin embargo, su motor no logró reencenderse por falta de combustible y sus restos se quemaron de forma incontrolada a 60 km de altitud sobre grandes ciudades como Seattle y Portland.

Ahora el Tri-City Herald reporta que una pieza carbonizada del cohete se estrelló en una granja de Washington, creando un socavón de 10 cm en el suelo. La pieza parece ser un recipiente a presión envuelto en

SpaceX ha guardado un extraño silencio sobre todo el asunto. El Tri-City Herald ahora informa que una pieza carbonizada de la segunda etapa se estrelló contra el campo de un granjero en el estado de Washington. El remanente parece ser un recipiente de presión recubierto de material compuesto, o COPV, que fue diseñado para transportar fluidos, como el helio superfrío, bajo presión.

SpaceX fue contactada por la oficina del sheriff del condado de Grant y pasó por la granja para recoger la pieza.

“SpaceX ha recuperado un recipiente de presión recubierto de material compuesto de la reentrada del Falcon 9 de la semana pasada”, tuiteó el sheriff. “Fue encontrado en una propiedad privada en el suroeste del condado de Grant esta semana. Medios de comunicación y cazadores de tesoros: no revelaremos detalles. El propietario solo quiere que lo dejen en paz”.

No es la primera vez que ocurre algo similar. En diciembre de 2014, otro aparente COPV de un cohete Falcon 9 se estrelló en un terreno de Brasil. No hubo que reportar heridos tampoco en aquella ocasión.