Captan a un calamar gigante en el Caribe, la especie que inspiró la leyenda del Kraken


A más de 557 metros de profundidad, el equipo logró captar un video del mítico calamar gigante en el Caribe.

En la mitología escandinava, el Kraken es un monstruo marino que se esconde en las profundidades del océano y de vez en cuando, asciende a la superficie para hundir barcos con sus poderosos tentáculos. Esta criatura se mantuvo en el imaginario colectivo de los marineros durante siglos, alimentada por una rica tradición oral de avistamientos y naufragios, avivada durante las noches más fieras en altamar.

Aunque la noción de que existen calamares gigantes más allá de la zona crepuscular del océano ha acompañado a la humanidad desde hace siglos, lo que realmente sabemos sobre el Architeuthis dux, la especie que dio forma al mito del Kraken, se limita a descripciones de avistamientos en altamar, además de grabados y crónicas presentes desde el siglo XVI, que refieren encuentros con marineros e incluso combates con cachalotes.

Representación del siglo XIX de un calamar gigante. Foto: Getty Images

A pesar de que se trata del invertebrado más grande del mundo (los biólogos marinos estiman que en ejemplar adulto puede alcanzar hasta 14 metros de largo), el calamar gigante es una de las especies marinas más escurridizas de captar. De ahí que las evidencias de esta especie en su hábitat natural sean escasas y la mayoría de estudios provienen de ejemplares muertos que han aparecido en la costa.

Los únicos dos registros en video que existían hasta la fecha de un calamar gigante fueron captados en 2012 y 2019 por la Ocean Research & Conservation Association (ORCA), una organización dedicada a la protección y restauración de los ecosistemas acuáticos y sus especies.

No obstante, un nuevo estudio dirigido por la Dra. Edith Widder revela cómo fue el último encuentro filmado con un A. dux, así como la técnica que ha llevado a ORCA a captar en video a este gigante marino en tres ocasiones:

En busca del calamar gigante

Además de la dificultad que entraña sumergir un dispositivo más allá de la zona crepuscular del océano, el calamar gigante posee sentidos altamente desarrollados: adaptado para habitar más allá de los 500 metros de profundidad, sus ojos son los más grandes del reino animal. Con 30 centímetros de diámetro, estos órganos están diseñados para captar la mayor cantidad de luz, un elemento escaso en la zona mesopelágica, una región donde no ocurre la fotosíntesis.

Esta característica dificulta aún más su avistamiento cuando se utilizan vehículos de exploración, cuyas vibraciones y emisión de luz son fácilmente captados por los escurridizos ejemplares de calamar gigante, que huyen ante la presencia de dispositivos fotográficos.

Sin embargo, la investigación publicada en el Deep Sea Research Part I: Oceanographic Research Papers revela un video captado en el Mar Caribe, entre 557 a 950 metros de profundidad, en el que aparece un ejemplar joven de calamar gigante acercándose a un cebo fluorescente colocado por el equipo frente a la cámara:

Este dispositivo emite destellos azules que imitan la bioluminiscencia de medusas, una de sus presas favoritas. Además, el equipo de ORCA cambió la luz blanca de la cámara por una luz roja, que posee una longitud de onda que resulta menos molesta para los calamares y otras especies de aguas profundas mejor adaptadas a la luz y bioluminiscencia azul.

Estos factores llevaron a captar no sólo al ejemplar de A. dux, también a otros calamares como el Pholidoteuthis adami, que habita en la misma zona profundidad. Los autores del estudio esperan que esta tecnología pionera ayude a conocer más a fondo el comportamiento, distribución y las amenazas que enfrenta el calamar gigante, cuyo halo de misticismo y folklore abre paso cada vez más a las observaciones científicas de la especie.

Ahora lee:

Descubren un extraño tiburón con aletas de mantarraya que habitó México hace 90 millones de años

Los restos de antidepresivos que llegan al océano están cambiando el comportamiento de los peces