Compañía espacial de Steve Wozniak quiere ser Google Maps del espacio


Imagen para el artículo titulado La compañía espacial de Steve Wozniak quiere ser "el Google Maps del espacio"

Imagen: NASA.

No es ningún secreto que el problema de la basura espacial es cada vez más grave. Los restos de satélites, cohetes y más se acumulan en la órbita baja y supone un problema para las misiones espaciales futuras e incluso presentes, dado que ya han habido accidentes relacionados a la basura en la Estación espacial internacional. Privateer, la compañía de Steve Wozniak y Alex Fielding, quiere ayudar a solucionar este problema.

El pasado mes de septiembre Wozniak y Fielding, parte del equipo que creó el primer Mac, anunciaron que estaban trabajando en una empresa espacial privada “diferente del resto”. Su nombre es Privateer y la intención, según su anuncio, es “cuidar lo que tenemos para que la próxima generación pueda estar mejor”. El propósito parecía ser limpiar la basura espacial, pero parece que será algo distinto, aunque relacionado.

Y es que dado que el primer anuncio era un poco misterioso, ahora Fielding ha dado más detalles en una entrevista con TechCrunch acerca de lo que hará su compañía: como un Google Maps, pero del espacio.

“Las compañías de limpieza de órbita no tienen una buena resolución o no se ponen de acuerdo sobre exactamente dónde están los objetos en órbita baja. A veces tienen una gran presición, pero a veces se encuentran hasta 400 kilómetros más lejos. […] Privateer ha nacido no con la meta de limpiar el espacio en un día, sino de crear una especie de Google Maps del espacio”.

La idea de la compañía es enviar satélites con sensores ópticos (cámaras) y no ópticos para identificar dónde están los restos de basura espacial y crear esta especie de mapa al respecto, la cual ayude a cualquier compañía o agencia espacial a ubicar las piezas de desechos espaciales y así evitarlos o limpiarlos. El primer satélite, llamado Pono 1, será lanzado al espacio el próximo 11 de febrero. Tendrá un tamaño de unos 17 centímetros y contará con 42 sensores, 30 de los cuales no son ópticos. El satélite está fabricado a base de fibra de carbono e impresión 3D, por lo que tras estar en órbita trabajando durante unos 4 meses, caerá a la atmósfera y se desintegrará en su descenso. A finales del mes de abril, la compañía enviará otro satélite, Pono 2. Según Fielding, Privateer ya ha elegido a una compañía para poner en órbita sus satélites y ha recibido lor permisos necesarios para ambos lanzamientos.

Por último, la compañía ha firmado acuerdos para trabajar con la Fuerza Espacial de los Estados Unidos y compañías privadas como Astrocale, la cual está desarrollando un sistema para eliminar basura espacial de satélites. [vía TechCrunch]