Famicom Detective Club: The Two-Case Collection


Es vergonzoso admitir lo poco o nada que se sabía sobre la existencia de estos juegos en Occidente. Las aventuras gráficas de Famicom Tantei Club (‘Tantei’ es ‘Detective’) eran unos de esos juegos –entre muchos– que nunca salieron de Japón, donde sí les tenían el aprecio que se merecen. Por rozar la superficie del género, Shadowgate, Uninvited y Deja Vu llegaron solo un poco más lejos en consolas Nintendo como NES y GBC.

Famicom Tantei Club tuvo relanzamientos para Super Famicom y Game Boy Advance, aparte de la Consola Virtual. Pero a los occidentales tampoco nos correspondió ninguno de ellos. En un artículo previo repasamos qué es Famicom Detective Club, ahora nos dedicaremos a examinar cómo aquellos juegos de hace 33 y 32 años sobresalen en Nintendo Switch. Visualmente rejuvenecidos, mecánicamente envejecidos.

Sakamoto y el heredero perdido de Famicom

Conocemos a Yoshio Sakamoto por ser uno de los diseñadores del Metroid original y director de los supremos Super Metroid y Metroid: Zero Mission. A finales de los ochenta y con un poco más de reconocimiento, Sakamoto tuvo oportunidad de escribir los escenarios de Famicom Tantei Club. Así que el ambiente misterioso de estos juegos perdidos en el tiempo se lo debemos a quien dotó a Metroid de su fascinante atmósfera.

La historia sigue intacta, es decir, su par de historias, ya que son dos juegos temáticamente diferentes reunidos bajo el paquete The Two-Case Collection, con un descuento especial. Por orden de lanzamiento, comenzamos por el que cronológicamente sería el segundo juego, Famicom Detective Club: The Missing Heir.

Si han visto películas de misterio excelentes como The Grand Budapest Hotel o Knives Out, incluso si alguna vez en la vida han jugado Clue, sabrán lo que les espera en este juego. La muerte de una figura importante, una acaudalada familia en busca de la herencia como aves de rapiña, una locación sospechosa y la típica condición médica en cualquier protagonista de una aventura gráfica de detectives: la implacable amnesia.

Entrar en detalles sería arruinar los giros de historia que en parte pueden ser predecibles a mitad de juego, en parte una sorpresa para la época en que el título fue lanzado.

Nuestro joven protagonista de 17 años es un asistente de detective que cuenta con la ayuda de su compañera Ayumi Tachibana. Al final del día, ella ayuda a recapitular y especular sobre lo investigado y las pistas reunidas. Vale aclarar que Ayumi recibe más participación en la precuela The Girl Who Stands Behind, ya que esta explica cómo se conocieron con el protagonista y, a pesar de ser el segundo juego lanzado, sigue siendo el primero en la línea de tiempo.