Fuji lanza una nueva cámara de fotos instantánea de aspecto muy retro


Las cámaras de fotos para muchos ya no tienen sentido si no están dentro de un teléfono móvil o si no se trata de una de uso profesional, por ejemplo las DSLR. Pero sigue existiendo un nicho de mercado con cierta popularidad aún entre los que buscan hacer fotos tangibles, tanto que las podamos tocar. Y sin duda de los nostálgico, las cámaras instantáneas son las que más aceptación tienen actualmente en el mercado, ya que ofrecen una alternativa rápida y más o menos barata al revelado tradicional, que siempre era más costoso y e incómodo, al tener que esperar un cierto tiempo para tenerlas en nuestras manos. Pues bien, entre las cámaras instantáneas Fujifilm se ha convertido en el referente del mercado, con sus Instax y el propio papel del mismo nombre que utilizan estas cámaras. Ahora un nuevo modelo de estas cámaras llega al mercado, la nueva Fujifilm Instax mini 40.

Características de esta cámara instantánea

Sin duda lo que más llama la atención, y por lo que muchos van a elegirla, es por su diseño vintage. Esta tiene un acabado clásico, imitando el clásico aspecto rugoso de las cámaras clásicas de baquelita. El diseño desde luego es atemporal, y no va a pasar desapercibido, con una sencillez de líneas que a la vez es bastante clásica. Es una cámara muy compacta, de hecho nos cabe en la palma de la mano, por lo que aunque sea más gruesa que un móvil, es evidente que se trata de una cámara muy pequeña.

Para mejorar las fotos que hace, esta cámara cuenta con un modo de exposición automática, que en base a la luz existente en cada momento adapta la apertura para que la foto sea lo más equilibrada posible. Una cámara que cuenta también con modo selfie, para poder hacernos los mejores retratos con la menor ayuda posible y con el mejor encuadre. Ya que en el lateral de la lente integra un pequeño espejo en el que nos podemos ver reflejados y por tanto encuadrarnos correctamente los protagonistas del selfie. El viso de la cámara es clásico, nada de pantallas, aquí hay un visor a través del que vemos el mundo real desde la perspectiva de encuadre de esta cámara.

Esta nueva cámara se estrena junto con una nueva edición del papel Fuji Instax Mini, que imita a las películas de contacto clásicas, con ese característico borde de color negro y las impresiones en color dorado. El tamaño de las fotos no es grande, como acostumbran a ofrecernos este tipo de cámaras, con unas dimensiones de papel de 54x86mm. Los cartuchos de papel se colocan fácilmente, sin tener que preocuparnos por la luz ambiental, y vienen hasta diez exposiciones. Por supuesto esta cámara es compatible con todas las películas Instax de Fuji, por lo que tenemos infinidad de modelos y precios entre los que elegir. Integra un flas de disparo constante, y funciona con dos pilas alcalinas AA. El precio al que llega a España es de 99,99 euros, estando disponible desde el próximo 21 de abril.