Konami comparte la posibilidad de un nuevo juego de “Castlevania”


Salvo por la llegada de una nueva serie animada en Netflix y el sorpresivo lanzamiento de “Castlevania: Advance Collection”, “Castlevania”, considerada como una de las sagas de videojuegos de plataformas más emblemáticas de la industria y responsable de la definición de un género de acción narrativa, se ha mantenido relativamente en el olvido en los últimos años. 

Con el regreso de “Castlevania: Grimoire of Souls” como uno de los títulos disponibles en Apple Arcade, algunos de los fans han comenzado a especular ante la posibilidad de un nuevo título que el equipo de Konami pudiera mantener en desarrollo. Una esperanza que se ha reavivado a raíz de una reciente entrevista.  

También podría interesarte:  Jugador logra terminar “Ocarina of Time” sin usar la espada

Axios recientemente ha tenido la oportunidad de realizar una entrevista a Yota Tsutsumizaki, uno de los ejecutivos más importantes de Konami y director de “Castlevania: Grimoire of Souls”. El creativo ha señalado que a pesar de que el productor de la saga, Koji Igarashi, abandonó las oficinas de la compañía hace mucho tiempo, su retiro no está relacionado con el tiempo prolongado entre el lanzamiento de una nueva entrega en la saga. 

Cabe resaltar que Igarashi abandonó su puesto en Konami en el año 2014, mismo año en que la franquicia realizó su mayor lanzamiento hasta la fecha con “Lord of Shadow 2”. Según Tsutsumizaki, la posibilidad de una nueva entrega de “Castlevania” solo está definida “por lo que digan los consumidores”, una respuesta que, sin ser definitiva, deja una gran incertidumbre sobre el futuro de la saga.  

También podría interesarte: Alan Wake: Video compara nuevas gráficas con el juego original 

En años recientes, Konami ha sido duramente criticada por el grave estado de abandono en el que ha mantenido a algunas de sus franquicias de videojuegos más importantes, incluyendo a “Metal Gear Solid” y “Silent Hill”, saga cuyos fans han ansiado por años el lanzamiento de una nueva entrega, recibiendo solo oídos sordos por parte de la compañía cuyas prioridades comerciales aún no están del todo claras.