Las extensiones de Chrome que no adopten las nuevas reglas dejarán de funcionar en un año

bloqueadores de anuncios en extensiones de chrome


A vueltas con las extensiones de Chrome, y es que Google ya ha dado a conocer la fecha definitiva en la que el navegador retirará el soporte a las «viejas reglas», impidiendo de facto el uso de extensiones que no se plieguen a las nuevas. Por reglas, cabe añadir, nos referimos a las indicaciones de la nueva versión del Manifest que Chrome usa para dictar las especificaciones de las extensiones.

En esencia, el Manifest es un archivo de texto donde se indican algunas de las especificaciones de las extensiones de Chrome, como por ejemplo los permisos de estas y las API a cuya funcionalidad tienen acceso. Pero esas API están cambiando y con ellas, las «reglas» del Manifest. Ahora mismo, de hecho, conviven la segunda y tercera versión del Manifest, pero esto dejará de ser así el próximo de junio de 2023, en poco más de un año.

Será a partir de junio de 2023 cuando, por lo tanto, las extensiones que no se hayan adherido a las nuevas especificaciones que marca Google dejarán de ser compatibles con el navegador. Y aunque probablemente no suceda nada porque hay tiempo de sobra para que todos los desarrolladores adapten sus extensiones a las nuevas directrices, renovadas para mejorar la seguridad y privacidad del navegador, pero también para que el desarrollo de extensiones sea más efectivo, no se trata de un cambio exento de polémica.

De hecho, ya te hemos hablado con anterioridad de cómo la entrada en vigor en exclusiva del Manifest v3 puede afectar a extensiones de Chrome tan elementales a día de hoy como los bloqueadores de publicidad, para más inri, con argumentos de lo más peregrinos. Es, pues, un cambio que no se sostiene, a tenor de la respuesta suscitada entre propios y extraños.

Como muestra, el rechazo al cambio de desarrolladoras de derivados de Chromium como Brave, Opera y Vivaldi, así como el rechazo del mismo Firefox, que aunque te parezca que no tiene nada que ver, lo tiene: Mozilla adoptó para Firefox la especificación de Chrome para las extensiones, pero sin afectar a los bloqueadores de publicidad.

¿Qué sucederá con extensiones tan populares como UBlock Origina y otras, cuyos desarrolladores ya han advertido que con las limitaciones de acceso que impone el nuevo Manifest, su efectividad se verá mermada de manera notable? Está por ver. Como lo está el hecho de qué harán muchos usuarios de Chrome que cuentan con estas extensiones como funcionalidad elemental. Alternativas, desde luego, las hay y la seguirá habiendo y cada vez con mayor solvencia.