Los Dioses Perdidos – Impresiones


Hace un mes, publicamos nuestras impresiones sobre el segundo DLC de Immortals Fenyx Rising: Mitos del Reino del Este. Aunque criticamos la falta de contenido novedoso y ciertos aspectos concernientes a la ejecución de la historia, aplaudimos el que diera espacio a una mitología que a duras penas ha sido explorada en la cultura popular y el potencial del sistema de Sellos Celestiales como una base para ampliar el sistema de combate. Al final de día, Mitos del Reino del Este es más de lo mismo para los que disfrutaron de lo que ofrece el título base.

Sin embargo, dada la falta de novedades en Mitos del Reino del Este, no pudimos evitar estar expectantes a lo que ofrecería el tercer DLC: Los Dioses Perdidos. A diferencia de los anteriores contenidos descargables, este optaría por un género completamente distinto. Adoptaría una cámara cenital para ofrecer una experiencia similar a la de juegos como Diablo.

Desafortunadamente, incluso con el cambio de género, Los Dioses Perdidos sigue siendo más de lo mismo. Aún peor, resulta una experiencia de juego mucho más tediosa.

Al igual que en las impresiones de Mitos del Reino del Este, entrevistamos al equipo encargado de Los Dioses Perdidos. A lo largo de estas impresiones, complementaremos con citas de Julien Galloudec, director de los DLC para Immortals Fenyx Rising.

¿Por qué no comenzar hablando de las fortalezas de Los Dioses Perdidos? Con el regreso a la mitología griega, el equipo de Galloudec pudo incluir a aquellos dioses que no estuvieron presentes en el juego base. Entre estos destacan Poseidón y Hades, mas no son los únicos que hacen acto de presencia. Esta nueva campaña no solo permite familiarizarse con las interpretaciones de estos personajes, las cuales no palidecen con respecto a las presentadas en el título original, sino que expande el universo de Immortals Fenyx Rising.

“Queríamos incluir dioses que no fueran tan conocidos. Eso posibilitaría nuevas oportunidades para historia y personalidades más variadas. Nos enfocamos primero en los dioses olímpicos y escogimos a Hestia y Deméter. Sus personalidades también se prestaban para que sus regiones fueran diferentes.

También queríamos a un dios que no fuera olímpico, pero que tuviera mucho potencial. Al final escogimos a Bóreas, el dios del frío viento del norte. Eso nos dio varias ideas para su personalidad.

Julien Galloudec, director de los DLC para Immortals Fenyx Rising

Estos personajes no son la única novedad. Este DLC también hace gala de una nueva protagonista: Ash, una adalid reclutada por Fenyx para traer de vuelta a las mencionadas deidades perdidas. Tras un conflicto con Zeus, el grupo de dioses liderado por Poseidón abandonó el Olimpo y se estableció en la Isla Pirita. Similar a la Isla Dorada, el mapa del tercer DLC está dividido en regiones dominadas por un dios específico. Sin embargo, he aquí el problema: Los Dioses Perdidos no abandonó el modelo de mundo abierto cuando debió haber apostado por un diseño más lineal y característico de los juegos de mazmorras.

“El principal desafío fue mantener los pilares del juego base y trasladarlos a una experiencia cenital. Queríamos mantener el ADN del juego original, pero cambiarlo un poco.

El mantener un mundo abierto con exploración fue el mayor desafío. Cambia cómo haces los ‘assets’, la apariencia del estilo artístico… Todo eso fue nuevo para nosotros”.

Julien Galloudec, director de los DLC para Immortals Fenyx Rising

A diferencia del juego base y sus primeros dos DLC, las opciones de desplazamiento de Ash son muy limitadas. Si bien adquiere un caballo, este medio de transporte prueba ser bastante lento dada la extensión del mapa. Como si eso no fuera suficiente, la Isla Pirita está repleta de oleadas de enemigos. Esto último no sería tan malo si Ash pudiera recargar aguante al golpear oponentes con ataques ligeros. En una decisión que perjudica el ritmo del combate, debe recoger orbes de enemigos caídos para recargar energía. Irónicamente, la intención original de Julien Galloudec y su equipo era que el sistema de combate se sintiera más frenético.

Ante estas limitaciones, el Los Dioses Perdidos introduce su primera mecánica novedosa: las ofrendas. Es una lástima que este sistema termine siendo una de las principales falencias del DLC. Las ofrendas sirven para múltiples objetivos, tales como avanzar en la trama y recibir bonos estadísticos. Sin embargo, esto también incluye acciones básicas como guardar y utilizar el viaje rápido. Ya que estas requieren de recursos específicos, esta mecánica obliga a los jugadores a ‘farmear’ recursos. Esto extiende innecesariamente la experiencia de juego.

A pesar de la perspectiva cenital y la implementación de modificadores para todas las habilidades, las mecánicas de juego son exactamente las mismas que las del título original y sus primeros dos DLC. Las habilidades de Ash no se diferencian de las de Fenyx y Ku, lo que contribuye a que Los dioses perdidos se sienta muy perezoso. Aunque esta no era la intención de Julien Galloudec y su equipo, esto termina siendo reforzado por los orígenes del proyecto:

“Mientras trabajábamos en Immortals Fenyx Rising, teníamos algo llamado los «Días Fenyx». Cada dos semanas, teníamos un viernes en el que el equipo podía trabajar en una idea personal. Podía ser cualquier cosa, siempre y cuando se relacionara con Immortals Fenyx Rising. Durante una de esas sesiones, un grupo pequeño construyó un prototipo que permitía jugar desde una perspectiva cenital”.

Julien Galloudec, director de los DLC para Immortals Fenyx Rising

Si bien el deseo de salir de la zona de confort es respetable, Los Dioses Perdidos termina sintiéndose como lo que es: el primer intento de un equipo para hacer un juego de acción con una perspectiva cenital. En vez de tomar lecciones de juegos con la misma perspectiva, el tercer DLC de Immortals Fenyx Rising no hace los cambios necesarios para que se sienta como una aventura nueva. Al contrario, se siente como más de lo mismo y peor ejecutado.


Impresiones hechas con una copia digital de Immortals Fenyx Rising para PC y su respectivo pase de temporada brindados por Ubisoft Latinoamérica.