NASA capta los momentos finales de una estrella «monstruosa»


AG Carinae está catalogada como una variable azul luminosa. Estas estrellas –decenas de miles a varios millones de veces más luminosas que el Sol– son bastante raras porque no hay muchas estrellas tan masivas.

El telescopio espacial Hubble de la NASA ha captado recientemente imágenes de la estrella gigante AG Carinae. En concreto, los científicos revelaron la doble naturaleza de la estrella gigante, que se encuentra en la constelación de Carina, en el cielo austral, a unos 20.000 años luz de distancia.

«Esta Imagen de la Semana muestra nuevas vistas de la naturaleza dual de la estrella AG Carinae, que fue el objetivo de la imagen del 31 aniversario del telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA en abril de 2021», según publicó este lunes (13.09.2021) la Agencia Espacial Europea (ESA).

«Esta nueva perspectiva se desarrolló gracias a las observaciones del Hubble de la estrella en 2020 y 2014, junto con otras captadas por el instrumento WFPC2 del telescopio en 1994», agregó la organización internacional dedicada a la exploración espacial.

Variable azul luminosa

AG Carinae está clasificada como una variable azul luminosa. Estos raros objetos son estrellas masivas evolucionadas que se convertirán en estrellas Wolf-Rayet, una clase de estrellas que son de decenas de miles a varios millones de veces más luminosas que el Sol, según reporta Sci-News.


Lee También >

Qué es el linfoma, el cáncer de la sangre más común en adultos (y cómo detectarlo)

Estas estrellas son bastante raras porque no hay muchas estrellas tan masivas.

La estrella gigante, según la ESA, estaría librando un tira y afloja entre la gravedad y la radiación para evitar su autodestrucción; está rodeada por una nebulosa espectacular, formada por el material expulsado por la estrella durante varios de sus estallidos pasados.

Y es que las variables azules luminosas presentan un doble rasgo. En primer lugar, parecen pasar años en estado de letargo o inactividad y, en segundo lugar, entran en erupción en forma de estallidos de cólera.

Detalles de la nebulosa

Según la ESA, la primera imagen muestra los detalles de las emisiones de hidrógeno ionizado y nitrógeno ionizado de la nebulosa (que aquí se ve en rojo). En la segunda imagen, el azul demuestra el aspecto contrastado de la distribución del polvo que brilla de luz estelar reflejada. Los astrónomos creen que las burbujas y los filamentos de polvo se formaron en el interior y fueron moldeados por un potente viento estelar.

La nebulosa tiene una anchura de unos 5 años luz, lo que equivale a la distancia desde aquí hasta nuestra estrella más cercana, Alfa Centauri, y tiene aproximadamente 10.000 años de antigüedad. Aunque la nebulosa parece un anillo, en realidad es una cáscara hueca rica en gas y polvo, cuyo centro ha sido despejado por el poderoso viento estelar que viaja a unos 200 km/s.