NASA registró extraña erupción solar que llamó la atención de los científicos

NASA registró extraña erupción solar que llamó la atención de los científicos


La Agencia Espacial Estadounidense registró la madre de las explosiones solares. Fue llamada Piedra Rosetta, porque al igual que el descubrimiento de la piedra Rosetta, que permitió descifrar los jeroglifos egipcios, esta explosión podría explicar el origen de todas las erupciones.

Según Emily Mason, autora principal del nuevo estudio de ciencia solar en el Centro de Vuelo Espacial de la NASA en Maryland, esta permitió completar la información que faltaba. “Este evento es el eslabón perdido, en él que pudimos ver aspectos de todos los tipos de erupciones en un pequeño paquete”, comentó la especialista.

¿Qué es una explosión solar?

Las explosiones solares son liberaciones masivas de energía electromagnética desde la superficie de la estrella. Hasta el momento, se sabía que hay tres tipos y que ocurren uno por vez. Están las Eyecciones de Masa Coronal (CME, por sus siglas en inglés) y las Jet. Ambas son explosiones poderosas, capaces de enviar partículas por el Sistema Solar, pero tienen formas diferentes.

Las CME ocurren como burbujas gigantes que se expanden, mientras que las Jets ocurren como columnas alargadas de material. Por otro lado, están las erupciones parciales, en las que se comienza a formar una explosión, pero no llega a término y el material se devuelve a la superficie solar.

La última explosión podría cambiar todo

Con el registro de la erupción Piedra de Rosetta, por primera vez, se registraron los 3 tipos de una sola vez. Primero explotó material en una ola demasiado grande como para ser Jet, pero muy angosta como para ser CME. Y 30 minutos más tarde, se produjo una erupción parcial.

Este evento podrá ayudar a entender el origen y la razón tras los misterios de este fenómeno en la estrella. De esta forma, se podrán predecir situaciones futuras y evitar los problemas que causan.

¿Cómo afectan a la Tierra?

Si bien, la NASA confirmó que no existirá una onda solar que destruya nuestro planeta, estas partículas no son inocuas. Dependiendo de la fuerza de la explosión podrían generar fluctuaciones en nuestro sistema eléctrico.

Afectan principalmente al campo electromagnético del planeta y dependiendo de su tamaño pueden interrumpir señales de los satélites afectando nuestra tecnología y poniendo en peligro a los astronautas en el espacio.

Todo sobre Astronomía

Ver cobertura completa