Nintendo contempla más productos de animación después de la película de Super Mario


Super Mario regresará a la pantalla grande, pero no lo hará como en aquella película de los años noventa, ese filme que ha pasado a la historia como una especie de obra de culto, a pesar de que su calidad se puso en entredicho desde su estreno. La compañía nipona se ha aliado con Illumination para producir una película de animación, que debutará en 2022. Mientras tanto, Shuntaro Furukawa, presidente de Nintendo, ha comentado en declaraciones a Fast Company que miran más allá del fontanero a la hora de desarrollar nuevos proyectos cinematográficos.

“La animación, en general, es algo que estamos explorando, pero no solo en esta saga [Super Mario]”, ha dicho el directivo. Lo cierto es que la compañía quiere asegurarse de garantizar la calidad de estos productos. De hecho, el mismo presidente ha dicho que no es que “Illumination se esté encargando de todo”. Shigeru Miyamoto, el propio creador de Super Mario, está muy encima “de la producción de la película».

La expansión ya estaba planificada

Que Nintendo está analizando cuidadosamente la posibilidad de expandirse más allá de los videojuegos no es algo nuevo. No en vano, en un informe publicado en 2020, apuntaron lo siguiente: “Ya nos hemos embarcado en múltiples proyectos de expansión audiovisual, estamos persiguiendo nuevas oportunidades”.

En el documento, destacaban que la película de Super Mario ha sido financiada no solo por Universal Pictures, sino también por la propia compañía de Kioto. En ese momento, la desarrolladora especificó que esa expansión no tenía por qué estar ligada necesariamente con el formato película; además, la inversión “variará” dependiendo del tipo de proyecto. La conclusión es que continuarán invirtiendo en este tipo de productos.

La película de Super Mario todavía no se ha mostrado oficialmente, ni siquiera a través de imágenes. El proyecto nació de una reunión entre el propio Shigeru Miyamoto y Chris Melenandri, consejero delegado de Illumination. Descubrieron que ambos tenían una forma parecida de pensar desde el punto de vista creativo.

Fuente | Fast Company