qué es y cuándo se podrá ver

Neptuno en oposición


Neptuno puede ser visto una vez al año desde la Tierra gracias al fenómeno conocido como Neptuno en Oposición. Te decimos qué es y en qué consiste.

Neptuno en Oposición al Sol es uno de los grandes fenómenos astronómicos que ocurren cada año. La noche del 14 de septiembre de 2021 se podrá ver a Neptuno brillar en los cielos de varias partes del mundo, incluido México. Se trata del planeta más alejado del Sistema Solar, lo cual hace difícil verlo a simple vista en condiciones normales.

Sin embargo, el fenómeno conocido como Neptuno en Oposición permitirá que esto sea posible gracias a que el planeta se enfrentará al Sol, creando un brillo en su superficie pocas veces visto que se alcanzará a ver en la Tierra. También es posible verlo, ya que la Tierra se situará alineada entre el Sol y Neptuno.

Neptuno en oposición al Sol 2021: qué es y cuándo se podrá ver

Con un telescopio convencional quizás no sea fácil ubicar a Neptuno en el cielo, pero puedes hacer el intento con él o unos binoculares.

Primero, ubica el planeta en el cielo: encuentra la constelación de Acuario y baja la mirada hacia la estrella Phi Aquarii. Puedes ubicar esta posición con ayuda de aplicaciones o páginas web que sirven como mapas estelares, como es el caso de Google Sky.

Sistema Solar con la posición de Neptuno respecto al Sol y la Tierra. (Foto: Getty Images)

Cómo se descubrió el planeta Neptuno

Fue en 1612 cuando Galileo Galilei vio por primera vez al planeta Neptuno, pero lo confundió con una estrella. Siglos más tarde, a principios del siglo XVIII,  varios astrónomos observaron que las órbitas de Júpiter, Saturno y Urano (apenas descubierto), no se comportaban según las leyes de Kepler y Newton. Entonces concluyeron que entre ellos tenía que haber un octavo planeta. Esta es la historia de cómo se descubrió Neptuno.

En esta historia intervienen tres nombres esenciales: John Couch Adams y Urbain Le Verrier, quienes calcularon de forma independiente dónde debería estar el hipotético planeta. Sin embargo, fue el astrónomo alemán Johann Gottfried Galle quien encontró a Neptuno el 23 de septiembre de 1846, tomando en cuenta los cálculos de Adams y Le Verrier.

A diferencia de muchos otros planetas cuyo descubrimiento fue a base de observaciones, Neptuno fue descubierto por la precisión de los números.

En las semanas siguientes al descubrimiento de Neptuno, se desencadenó una polémica sobre la paternidad del hallazgo. John Couch Adams reconoció los amplios méritos de Le Verrier. Éste no fue tan caballeroso y se comportó de manera arrogante. Hoy se considera que Neptuno pudo ser descubierto gracias a los trabajos de ambos, junto con lo hecho por Galle.

Características de Neptuno

Posee núcleos rocosos sobre los que existe una masa de agua caliente. Esta soporta, a su vez, una densa atmósfera de hidrógeno y metano.

Es un gigante gaseoso con diámetros aproximados a 4 veces el de la Tierra. Esto significa que tiene volúmenes unas 64 veces mayores que el de nuestro planeta.

Para entender la distancia que hay de la Tierra a Neptuno, debemos entender que una nave tardaría doce años en llegar a este gigante gaseoso. Y sus mensajes tardan más de cuatro horas para volver a nuestro planeta.

El característico color azul de Neptuno se debe a sus altas cargas de metano, pero esto resulta insuficiente para hablar de esta enigmática tonalidad azul. Algunos científicos han aventurado la teoría de que la niebla fotoquímica de la troposfera formada a partir de la luz ultravioleta del Sol sobre el metano contiene algún tipo de compuestos causantes de este azul oscuro.

Se sabe que debajo de la atmósfera de hidrógeno y helio de Neptuno hay un manto líquido compuesto por estos elementos, además de agua, metano o amoníaco. También habría un núcleo de hielo y roca. Aunque nadie lo puede afirmar con certeza. Por lo que sabemos, el manto de Neptuno podría estar repleto de diamantes gigantes.

SIGUE LEYENDO:

¿Cuál es la estrella más cercana al sistema solar?

Los árboles revelan una explosión solar extrema que afectó a la Tierra hace 7,500 años