Qué resistencia al agua tienen los AirPods de Apple


No todos los AirPods cuentan con una protección oficial

El sudor o las gotas de lluvia son uno de los peores enemigos de los AirPods. Hay que tener en cuenta que son unos accesorios que están expuestos a este tipo de líquidos, y todos sabemos que la electrónica y el líquido no se llevan realmente bien. Es por ello que son muchos los fabricantes que apuestan por aplicar diferentes protecciones evitando la entrada de los líquidos a los componentes internos. Esto no ocurre en todos los AirPods de Apple que no están preparados, de manera oficial, para poder resistir ante la entrada de agua de lluvia o el mismo sudor.

De manera oficial, los AirPods Pro son los únicos auriculares que cuentan con una protección de IPX4 certificada por la norma IEC 60529. Pero únicamente se limita a los auriculares en si y no al estuche de carga que no tiene este tipo de protección. Si bien la propia Apple en su web oficial reconoce que esta protección puede disminuir como consecuencia del uso habitual, no siendo esta una condición permanente.

En el caso del resto de AirPods, no se cuenta con ningún tipo de protección como con los modelos Pro. Si bien, en el uso diario se podido ver en el uso diario que se le practica que aunque se humedezcan levemente con el sudor o con una lluvia leve no se produce ningún daño. Esto es indicativo de que el sistema de sellado está pensado para evitar la entrada de líquidos pero no tiene ningún tipo de certificación, siendo esto algo bastante habitual para poder ahorrar los costes de obtención.

En caso de fallo, ¿lo cubre la garantía?

Los sistemas de protección en cualquier dispositivo electrónico frente a líquidos, y concretamente en los AirPods, no es infalible. Siempre puede entrar agua en los auriculares y terminar rompiéndolos. Ante esto siempre está la pregunta de si la garantía de los AirPods cubre daños por líquidos, y la respuesta es no. En las condiciones del programa de garantías se establece que únicamente se dará cobertura a aquellos equipos que hayan sufrido fallos a consecuencia de un fallo de fabricación. Aquí no entran los problemas ocasionados por un mal uso por parte del usuario que deberá abonar.

airpods pro

Esto puede resultar algo ilógico, pero lo cierto es que Apple se escuda en que este sistema de protección no se puede probar de manera individual en cada uno de los auriculares. Esto hace que aunque se disponga de esta protección Apple recomienda no exponer los accesorios a un medio acuoso como puede ser una piscina o a ponerlos debajo de la lluvia, sobre todo los AirPods Pro que cuentan con protección oficial, ya que sufren daños. En el caso de que esto ocurra la empresa no se hace cargo de la reparación y deberá ser abonada por el propio usuario.