Ratchet & Clank, una nueva dimensión hacia una nueva generación


Este contenido fue publicado el 10 junio 2021 – 12:19

Manuel Sánchez Gómez

Londres, 10 jun (EFE).- Después de asomar la patita con «Demon’s Souls» y «Returnal», PlayStation abraza la nueva generación con el lanzamiento de «Ratchet & Clank: Rift Apart», un videojuego que supone el primer gran salto hacia delante de la PS5 y un nuevo techo gráfico en la industria.

«Ratchet & Clank», una de las franquicias más emblemáticas de la marca, vuelve cinco años después de su última entrega, con un título exclusivo para PS5 y que marca el estándar de la generación con un apartado gráfico que no había sido posible hasta la fecha.

Porque «Ratchet & Clank: Rift Apart» no innova en la fórmula de la saga, que se mantiene intacta. Un juego de plataformas con tiroteos constantes, progresión de nivel y decenas de armas, a cada cual más loca, con las que desenvolverse por los futuristas escenarios que propone. No es una revolución a nivel de ideas, pero Insomiac Games, creadores entre otros títulos de la saga Spiderman, ha logrado dotar al conjunto de una robustez que lo convierte en el mejor lanzamiento de la consola en lo que va de generación.

Una solidez que arranca desde el apartado artístico y los gráficos. El juego es un festival de partículas, efectos en pantalla, reflejos y brillos. Gracias a la tecnología de ‘ray tracing’ (Trazado de rayos) y su resolución 4K, el título muestra un músculo técnico inédito. Además, ofrece diferentes opciones, tanto para los que opten por moverlo en su máxima expresión, con el modo realismo a 30 frames por segundo (fps), como aquellos que prefieran rendimiento, desactivando efectos y con 60 fps, y con un modo intermedio, que aún rendimiento más ‘ray tracing’.

Esto ha desembocado en la creación de un título que bien podría firmar como película Pixar y es que la transición entre cinemática y escena jugable es prácticamente imperceptible.

La historia no trata de inventar la rueda, con el clásico argumento de salvar el universo, pero a la pareja clásica de Ratchet y Clank se ha unido a un personaje que ha llegado para quedarse. Rivet, la contraposición femenina de Ratchet, supone un aire fresco en la saga y un personaje que desde ya quedará unido a la marca PS5.

En cuanto a las innovaciones, el juego es consciente de sus puntos fuertes y propone mucho movimiento, con constantes desplazamientos, ya sea volando en criaturas, como deslizándose en carriles o a través de botas aéreas, así como entornos enormes a explorar y el aprovechamiento del disco duro SSD (que permite cargas instantáneas) para trasladarse de una dimensión a otra del escenario sin tiempos de carga. Esta ha sido una de las mecánicas más cacareadas durante el desarrollo del juego y que dota de más variedad al combate.

Además, incluye fases que recuerdan al clásico «Lemmings», minijuegos de hackeo y varias misiones secundarias y caza de coleccionables que alargan la duración del título.

Con este juego, Sony no solo ha recuperado para la causa una saga que en su día era símbolo de la marca y que fue perdiendo peso con la salida de entregas que no elevaron el nivel, sino que la ha puesto al nivel de sus estrellas como «Uncharted», «The Last of Us» y God of War». Un estatus que se ha ganado a pulso con una entrega brillante y que será recordada como la que marcó el inicio de una nueva generación.

«Ratchet & Clank: Rift Apart» se pone a la venta este viernes 11 de junio en exclusiva para la consola PlaySation 5. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.