Rocas en un cráter de Marte muestran interacción sostenida con agua


Enzo Campetella 5 min
Jezero
Las tareas del rover Perseverance han permitido determinar que el crater Jezero, en Marte, ha estado cubierto durante mucho tiempo por agua.

Desde que el vehículo Perseverance aterrizó en el cráter Jezero de Marte en febrero pasado, el equipo de científicos en la Tierra ha estado trabajando duro para explorar el suelo del cráter que una vez albergó un antiguo lago. El Perseverance y la misión Mars 2020 están buscando signos de vida antigua en Marte y preparando muestras retornables para su posterior análisis en la Tierra.

Con el conjunto de instrumentos de alta tecnología que lleva a bordo el Perseverance, el equipo científico ha estado analizando las rocas del fondo del cráter, interpretadas por ahora como rocas ígneas, presumiblemente un flujo de lava volcánica, según lo relevado por Eureka Alert!. Para los científicos, la idea de que pudiera tratarse de una roca volcánica resultaba realmente atractiva desde el punto de vista de la devolución de muestras, ya que las rocas ígneas son excelentes para obtener fechas de antigüedad precisas.

Jezero era uno de los pocos sitios de lagos de cráteres antiguos en Marte que parecía tener tanto depósitos sedimentarios increíbles como depósitos volcánicos que podrían ayudarnos a construir la escala de tiempo geológico de Marte», dijo Stack Morgan, científica adjunta del proyecto Marte 2020 e investigadora del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Agua en Marte

El sistema lacustre y los ríos que desembocaron en el cráter Jezero estuvieron probablemente activos hace entre 3.800 y 3.600 millones de años, pero la capacidad de datar directamente la edad de las rocas en laboratorios de la Tierra proporcionará la primera visión definitiva de la ventana de tiempo en la que Marte pudo haber sido un planeta habitable, lo que abriría una mayor perspectiva a la vida fuera de nuestro planeta.

También te puede interesar:
¡Atención! YouTube no pagará a los creadores de videos negacionistas

Utilizando la herramienta de abrasión del Perseverance, que rasca la superficie superior de la roca para revelar su interior y sus texturas, el equipo descubrió que el suelo del cráter parece estar compuesto por minerales ígneos de grano grueso, y que también hay una variedad de sales en las rocas. Las observaciones sugieren que el agua provocó una amplia erosión y alteración del suelo del cráter, lo que significa que las rocas estuvieron sometidas al agua durante un tiempo considerable.

Tras utilizar sus herramientas de a bordo para analizar las características del suelo del cráter, la siguiente fase consistió en que Perseverance recogiera una muestra de roca utilizando su dispositivo de perforación. Sin embargo, después de que Perseverance completara su primer intento de perforación, el tubo de la muestra de núcleo apareció vacío. La conclusión del equipo fue que ello ocurrió porque el núcleo se pulverizó durante la perforación. Es probable que la roca estuviera tan alterada y debilitada por las interacciones con el agua que las vibraciones y la fuerza del taladro Perseverance pulverizaron la muestra.

Recolectando muestras

Los científicos apuntaron luego a otra roca que parecía más resistente a la intemperie, y Perseverance pudo recoger con éxito dos muestras de núcleo, las primeras de su colección de muestras. El conjunto de muestras de Perseverance formará parte de una nave múltiple, aún en desarrollo, que se espera que regrese a la Tierra a principios de la década de 2030.

Perseverance
La información que se obtenga en el cráter Jezero permitirá saber más sobre la posibilidad de que haya existido vida en Marte.

A partir de ese momento, los científicos de los laboratorios de la Tierra datarán y analizarán las rocas para ver si puede haber algún signo de vida marciana antigua. «Las rocas del fondo del cráter no estaban previstas originalmente como el principal objetivo astrobiológico de la misión, pero Marte siempre nos sorprende cuando lo miramos de cerca. Nos entusiasma descubrir que incluso estas rocas han experimentado una interacción sostenida con el agua y podrían haber sido habitables para los antiguos microbios marcianos», señaló también Stack Morgan.

El desarrollo del vehículo Perseverance es casi idéntico al rover Curiosity, ya que cuenta con siete instrumentos científicos para estudiar la superficie marciana empezando desde el cráter Jezero. También lleva a bordo veintitrés cámaras y dos micrófonos. En la misión también se suma el helicóptero explorador Ingenuity, que ayudará al rover Perseverance a encontrar posibles lugares para estudiar.