Temor por lluvia de escombros por la caída de un cohete chino ″incontrolado″ a la Tierra | ACTUALIDAD | DW


Los restos de un cohete chino amenazan con caer a la Tierra en los próximos días después de haber sido utilizado para lanzar el módulo central de la nueva estación espacial china. 

El núcleo de 30 metros de altura del cohete Long March 5B lanzó el módulo central no tripulado de la estación espacial Tianhe (Armonía Celestial) a la órbita baja de la Tierra el 29 de abril desde Wenchang, en la provincia china de Hainan.

El propio Long March 5B entró en una órbita temporal, preparándose para una de las mayores reentradas incontroladas de la historia. Algunos expertos temen que pueda aterrizar en una zona habitada; la parte principal de la nave Long March 5B no ha sido diseñada para ser dirigida, por lo que no tiene una trayectoria para caer en el mar en un punto predeterminado.  

El astrofísico Jonathan McDowell, del Centro Harvard y Smithsonian de Astrofísica de Cambridge, en Estados Unidos, dijo que «no sabemos dónde» se produciría la reentrada. Sería «en el peor de los casos como un pequeño accidente de avión, pero extendido en una línea a lo largo de cientos de kilómetros», dijo a dpa. No se sabe con certeza cuántos fragmentos quedarán tras la reentrada, dijo, «pero suficientes para causar daños».   

Así, dado que la etapa principal del cohete orbita la Tierra cada 90 minutos aproximadamente, no se sabe exactamente cuándo y dónde es probable que entre en la atmósfera y se queme parcialmente. 

Bajas probabilidades de que un individuo sea golpeado

«La posibilidad más probable es que la etapa principal caiga en un lugar deshabitado como los océanos de la Tierra, que cubren el 70 % del planeta», escribió también el experto Andrew Jones en spacenews.com. «Las probabilidades de que un individuo concreto sea golpeado por los desechos espaciales son excesivamente bajas, estimadas en su día en 1 entre varios trillones».  

En el pasado, desechos ya han caído en la nación de Costa de Marfil, en África Occidental, apenas seis días después del primer vuelo del Long March 5B, en mayo de 2020, dañando varias casas en pueblos. Fue la mayor nave que se estrelló contra la Tierra desde el laboratorio espacial estadounidense Skylab en 1979.  

«Diseño es negligente»: críticas al nuevo cohete de China por no cumplir las normas actuales

La agencia espacial estadounidense NASA calificó entonces el suceso de «muy peligroso». La etapa del cohete había sobrevolado Estados Unidos poco antes.   

McDowell criticó el nuevo cohete de China por no cumplir las normas actuales. Otros países se han asegurado de que la mayor parte de sus misiles no se queden en órbita, sino que se coloquen en una trayectoria para estrellarse específicamente en el mar.  

«Con el Long March 5B … China no adoptó ninguno de estos enfoques, sino que diseñó la etapa central para que se quedara en órbita y volviera a entrar en algún lugar al azar una semana después gracias al arrastre atmosférico», dijo. «Este enfoque de diseño es negligente en comparación con los estándares actuales de otros países».

La estación espacial Tianhe (Armonía Celestial)

El cohete había lanzado con éxito al espacio el módulo central de la estación espacial Tianhe (Armonía Celestial), de 22 toneladas, el pasado jueves. Ello marcó el inicio de la construcción de la estación espacial de la debutante nación espacial.  

Para la construcción de la estación están previstos más lanzamientos del Long March 5B, con al menos otros dos módulos de 22 toneladas que se lanzarán al espacio. La estación se completará «alrededor de 2022» y entonces adoptará el nombre de Tiangong (Palacio Celestial). 

Si la Estación Espacial Internacional (ISS), técnicamente obsoleta, deja de funcionar como está previsto en los próximos años, China será la única nación que opere un puesto avanzado permanente en el espacio.

FEW (dpa, The Guardian, spacenews)