WarioWare: Get It Together, ¿Vale la pena comprarlo?


WarioWare hizo su debut como una franquicia independiente del extraño enemigo de Mario, Wario, como una forma de darle su propio giro al personaje y alejarlo del estilo de juego tradicional del plomero. En estos títulos, que fueron aclamados por la crítica, el modo de juego cambió a cortos minijuegos frenéticos que se tendrían que completar en pocos segundos y aunque desde entonces la fórmula no ha cambiado demasiado, se han vuelto algunos de los favoritos de los fans, o al menos de los que aman los títulos que les provoquen un alto estrés mientras imágenes sin mucho sentido aparecen en pantalla. ¿Eso es algo malo? No precisamente. 

Nintendo vuelve con Wario en el Nintendo Switch con WarioWare: Get It Together, el cual mantiene el mismo espíritu de sus antecesores, ofreciendo una serie de minijuegos que tienen que resolverse en poco tiempo mientras avanzamos vagamente por una historia no tan compleja. Aunque antes de jugarlo nos mirábamos el título con un poco de duda, bastaron dos minutos para comenzar a sentir la presión y la necesidad de seguir sin parar hasta que todos estén resueltos.

La historia es sencilla: Wario trabaja con sus amigos en su empresa de videojuegos trabajando en una consola, pero cuando trata de encenderla no funciona. El personaje avienta el producto y entonces todos terminan siendo succionados dentro del juego (como en Jumanji). Una vez dentro, descubre que está dentro del juego, el cual está plagado de “bugs” los cuales provocan problemas. Para eliminarlos, tiene que superar los juegos con ayuda de sus amigos. 

Cada personaje tiene una habilidad en particular. Wario, por ejemplo, se desliza de lado golpeando lo que pueda, mientras que sus compañeros pueden saltar alto, disparar rayos, o lanzar un búmeran (entre otros). Los minijuegos consisten en una misión en particular, la cual se debe resolver rápidamente usando las habilidades de los personajes. Todas se pueden utilizar para cumplir la meta, con otras siendo más útiles que otras. 

Los minijuegos, en este punto e incluso casi dos décadas del primer juego de este tipo, resultan realmente extraños. Aunque algunos son tan básicos como algunos videojuegos gratuitos para smartphones hechos por amateurs, otros realmente llegan a lo extraño, recordándonos un poco el humor japonés, siendo ese otro motivo para continuar jugando, además del estrés que provocan todas las luces y lo frenético del estar a contrarreloj. Entre la repetición de movimientos y de minijuegos que se hacen más raros, se vuelve adictivo, siendo inevitable pasar de un juego a otro. Aunque a momentos se puede sentir un poco repetitivo, siguen apareciendo minijuegos nuevos que, junto con la velocidad, hacen que también se vuelve un asunto de memoria. 

El modo multijugador, limitado a dos jugadores, permite a ambos pasar los niveles juntos eligiendo su propio equipo de personajes. El título es considerado un juego de fiesta, y sin duda cumple en este aspecto, aunque sin duda un modo de cuatro jugadores pudo haber sido mejor. 

En cuanto a gráficos, parece que en este punto no le podemos exigir demasiado a Nintendo y es que, aunque se ve bastante bien para el tipo de juego, el diseño no exige demasiado y pudo haber sido un título de cualquier otra generación. Lo cierto es que los minijuegos presentan visuales bastante extraños que compensan el resto y lo hacen más interesante. 

¿Vale la pena comprarlo?

Aunque probablemente haya mejores juegos allá afuera, WarioWare: Get it Together! no es una mala compra ya que realmente se vuelve agradable para jugar y si eres de los que les gustan los retos, se puede volver un poco adictivo. El modo multijugador se disfruta gracias a que entorpece el proceso de cada minijuego pero también puede convertirse en una carrera para superar los retos más rápido, haciéndolo más divertido. 

El problema quizá sea que la adicción lleva a que se termine rápido, y aunque tiene varias formas de volverse a jugar, quizá sea sola una experiencia para una vez. Si eres fan de Mario, es esencial.