48 kilos de pura garantía








El Real Madrid se acerca renqueante, tras dos caídas consecutivas, las primeras de la temporada, al horizonte de sucesos de octubre, uno en el que puede meterse de lleno en la senda del optimismo o del que puede salir seriamente dañado de cara al tramo decisivo de la temporada. Es más, sus dos próximos partidos son cruciales en el futuro de la Champions League y LaLiga y para ello Carlo Ancelotti recibe oxígeno puro con 48 kilos de garantía.

Y es que para Carletto, David Alaba es tan fundamental que allá donde no esté será un serio perjuicio. Ha ocurrido cuando le ha puesto de lateral izquierdo, seguramente donde más partido se le puede sacar a sus características, y no tanto por sus prestaciones en el carril, sino por el hueco que deja al ceder su puesto de central. Dicho de otra manera, Nacho no ha rendido al nivel esperado, ha tenido errores groseros y Ancelotti sabe que Alaba, con todo lo que aporta en ataque, es una garantía crucial en la zaga, luego debe devolverle a su posición para ganar consistencia.

Y si esto es cierto, de nuevo la banda izquierda quedará en manos de un Nacho que está muy limitado en ese perfil, a pierna cambiada. Así las cosas, ¿cuál es la solución? Está claro: Ferland Mendy. Por eso son 48 kilos de garantía (su precio en el mercado) lo que recibe ahora mismo tras el parón por selecciones el míster italiano con la recuperación del francés, que ya estará en la convocatoria frente al Shakhtar Donetsk del próximo martes y también en la que viajará a Barcelona en busca de un triunfo en el Camp Nou.

Con Mendy, los problemas de Ancelotti se esfuman: obtienen al lateral capaz de jugar a pierna natural y sumarse con peligro al ataque, pero también un recurso único en le repliegue, uno que puede formar un dueto épico con al austríaco por el perfil siniestro. Por todo ello, se quiere ir con cuidado con un jugador que se recupera de una larguísima lesión pero que quizá sea justo lo que necesitaba el Madrid en estos momentos. Y por si fuera poco Carvajal también apura el último tramo de su recuperación… cuando tenga a los cuatro, Ancelotti respirará tranquilo; con todo, por ahora el Madrid se refuerza potentemente de cara a los choques de Ucrania y el Clásico.