Ancelotti elije su 9 y Florentino aparca a Haaland








Desde los desperfectos que deje libres Pep Guardiola en la plantilla del Manchester City venidos de su interés por Harry Kane y Jack Grealish, hasta la posibilidad de pescar a Sancho en el Dortmund, pasando por el sueño merengue de Kylian Mbappé, el nuevo Real Madrid de Carlo Ancelotti sondea el mercado europeo en busca de una bomba que de credibilidad al proyecto, y ahora, llegada la búsqueda a un punto muerto, Carlo Ancelotti da por perdido a Erling Haaland y propone una locura a Florentino Pérez en la Bundesliga.

Cuando uno está necesitado de encontrar al mejor jugador posible para reforzar su plantilla y la misma ilusión madridista, ¿qué mejor que fijarse en The Best para ello? Eso es justo lo que ha pensado un Ancelotti que anhela por encima de todo de su etapa en el Bayern Múnich la eficacia y contundencia de Robert Lewandowski, el cual tiene contrato con el Bayern pero por primera vez en bastante tiempo se abre a la posibilidad de cambiar de aires en este mercado de fichajes.

Cierto es que el club bávaro, por ahora, se niega en redondo a venderlo, ya que es su faro ofensivo, pero el futbolista cuenta con armas para rebelarse y buscar una salida. Y, dicho sea de paso, Florentino, que ha escuchado con atención a su míster, sí está por la labor de lanzarse a la contratación del polaco pero solo si este toma la iniciativa públicamente de mostrar su interés por escuchar la oferta merengue.

Sobre este rumor, que crece desde Alemania y tiene ya su eco en España, subyace un deseo primigenio del nueve del Allianz de jugar en el Real Madrid, uno que ya en el pasado no ha ocultado. A sus 32 años, Lewandowski tiene contrato con el Bayern hasta 2023 -es decir, dos temporadas más- por lo que su adiós al Bayern, de producirse, debe llegar por las bravas, con una oferta del Madrid y un acuerdo de salida, ya sea amistoso o no, del jugador con su club. Actualmente Transfermarkt le otorga un precio de 60 kilos, uno que el Madrid querría rebajar, pero pese al interés de Ancelotti y de Florentino, los merengues no moverán ficha si el polaco no se manifiesta abiertamente a favor de la opción de vestir de blanco.