Cabrera sale a echar el resto


A poco más de dos semanas para que termine la temporada regular, está latente la opción de que Miguel Cabrera inscriba su nombre en el libro de los peloteros en llegar a 3.000 hits.

Sin embargo, el inicialista de los Tigres de Detroit necesita exhibir un rendimiento como el de sus mejores años para lograr conectar 25 imparables en sus últimos 18 encuentros, al arribar a esta semana con 2.975 incogibles en su carrera.

Y aunque parezca poco probable que el maracayero lo logre, es pertinente recordar que anteriormente, ha sonado 25 inatrapables en sus últimos 18 compromisos en tres ocasiones en su trayecto como grandeliga.

Durante sus zafras del 2007, 2011 y 2016 el toletero venezolano dio esa cantidad de hits en plena recta final de la ronda regular. De esa forma el infielder de Detroit sabe lo que es pisar el acelerador en las semanas más determinantes, aunque en esta ocasión su equipo está fuera de carrera por un cupo a playoffs.

Ante su reciente desempeño con el madero, en el que suma 21 hits en sus pasados 18 partidos, las puertas de la historia están abiertas para que Miggy se convierta en el 33° grandeliga en la historia en eclipsar la marca de los tres mil imparables.

Actualmemte el criollo está en el puesto 34 de todos los tiempos, a solo 12 hits de Sam Rice (2987) mientras que el siguiente en esa lista es Roberto Clemente (3000).

Cerca de otra hazaña

Miguel Cabrera se ha dado a conocer a lo largo de su carrera por ser un bateador capaz de hacer de todo una vez que entra a la caja de bateo.

Es bateador de promedio, de poder y una grúa cuando tiene corredores en base, y es precisamente ésta última característica la que lo tiene a solo dos carreras remolcadas de las 1.800 en su trayecto.

El criollo llegó a este lunes con 1.798 rayitas fletadas para ubicarse en el 22° escalón de la historia de dicha categoría, estando cada vez más cerca de codearse con el toletero Frank Robinson, quien en 21 campañas remolcó a 1.812 compañeros.