‘Delicatessen’ Dembélé


Repaso mis anotaciones de la última semana. Voy apuntando en la agenda casos y cosas, nombres propios y ajenos, momentos y ‘momentazos’. La verdad es que siete días después de mi última ‘contra’ ha pasado de todo. Lo más inmediato, una victoria ‘in extremis’ del Barça ante el Valladolid gracias a Dembélé, de la que me he declarado fan entregada desde la noche de los tiempos. Con él en el campo siempre pasan cosas. Fuera, también. A pesar de sus vaivenes, de sus lesiones y de su irregularidad, es una ‘delicatessen’ única a la par que un ‘rara avis’.

El jugador francés volvió a ser decisivo y, dato importante, ya encadena veinticuatro partidos consecutivos jugados, a los que hay que sumar dos más con la selección de su país. Su seguridad física y mental es también la de su equipo. Koeman le ha dado tiempo, espacio y confianza para gestionarlos. Sabe qué tipo de jugador tiene entre manos, aparcando a un lado si entra en muchas quinielas para ser traspasado. Se nota una mejora notable en su preparación física y parece haber encontrado el equilibrio saludable que necesitaba. Nos encontramos ante la mejor versión del mal llamado ‘mosquito’, porque sus picotazos suelen dolerle más al rival que los de este insecto. Lo importante es renovarle hoy. Mañana, ¿alguien puede saber lo que va a ocurrir? 

EMOCIONES Y VERGÜENZAS

Si Dembélé consiguió levantarnos del sofá como un resorte tras el gol que situaba al Barça a un punto del líder, días antes nos tapábamos la cara con un cojín tras asistir al tour de Raiola y el padre de Haaland. Me sigo preguntando si Laporta y Florentino sabían uno de la visita al otro, uno de los pocos misterios de la gira. Lo que está claro es que la agenda de ambos la llevó el representante y, a día de hoy, prepara otras tantas reuniones con algunos clubs de la Premier. El gran beneficiado de este show ha sido él, como siempre. La tendrá, pero no le da vergüenza lo que otros colegas de profesión o la opinión pública piensen de él. Que conseguirá un contrato estratosférico para Haaland, no lo dudo. Que sea la próxima temporada en el Barça, lo dudo mucho más. 

CAMPAÑAS QUE SE REPITEN  

“Más que el ajo”, que diría mi madre. Pero cierto es que en la capital, viéndolas venir, ya se han agarrado a un arbitraje nefasto de Jaime Latre en el Camp Nou para preparar el terreno cara al clásico. Estos oídos han escuchado que el colegiado del sábado “ya sabe lo que tiene que hacer”. Estén atentos y atentas porque estos días se hablará de una Liga “peligrosamente preparada” para que la gane el Barça. Al tiempo.

LA DEFENSA BLANCA, KO POR PARTIDA DOBLE

Y no solo me refiero a las bajas de Ramos y Varane por lesión y covid-19, respectivamente. Siguen enquistadas las renovaciones de ambos y, en el caso del francés, aparece en varias quinielas para un posible traspaso este verano. El capitán tensa la cuerda con menos fuerza cada día que pasa, Florentino Pérez sigue sin ceder un ápice en su propuesta y las ofertas, sin llegar.