El Barça contra la flor de Zidane


Hace tan solo unos meses, Zidane parecía con pie y medio fuera del Madrid. Los resultados no acompañaban y consiguió arañar la primera plaza de su grupo de Champions casi en el último minuto, un rasgo característico de sus mandatos blancos. Porque el francés siempre ha navegado al borde del abismo, pero le protege una flor inmensa que hace que el Madrid revive en el momento más inesperado. Con la semifinal de la Champions abierta y muchas posibilidades de ganar la Liga, el equipo blanco se ha aferrado a la temporada convirtiéndose en uno de los grandes favoritos de ganar títulos grandes casi sin quererlo. Con un fútbol rácano, una defensa de hierro y una plantilla que durante muchas fases del curso se ha ido cayendo a trozos, los de Zidane son el gran rival del Barça para ganar la Liga. Ese gen competitivo y la suerte siempre han jugado a su favor a pesar de que, sin duda, no son ni el mejor equipo ni la mejor plantilla.

EL FUTURO DE ZIDANE

El entrenador madridista se molestó cuando se le preguntó por la suerte que tiene el equipo en los momentos claves de la temporada. Aseguró que todo llega por el trabajo realizado, pero es incontestable que sus proyectos van cargados de fortuna y cierta irregularidad. Al francés se le nota más crispado de lo habitual con el entorno y con un club que no le ha fichado casi nada en los últimos años.

Y da la sensación de que es capaz de realizar otra espantada en el caso de que logre ganar algo grande con tan poco. El Madrid podría acabar la temporada en blanco o salir como el gran triunfador, pero están ahí cuando nadie lo esperaba. Y Zidane haciendo cábalas sobre si seguir. O le fichan o difícilmente la flor le salvará siempre.