El Barça ha recibido 9 goles en contra en las últimas 5 jornadas de Liga


Act. a las 12:08

CEST


A falta de cuatro jornadas para el final de Liga y a solo cinco días de un duelo trascendental ante el Atlético de Madrid, el Barça tiene un problema: la sangría de goles encajados. Lo admitió Piqué tras la victoria en Mestalla y también Alfred Schreuder: el equipo debe defender mejor si quiere acabar cantando el alirón. No hay tiempo ya para progresar adecuadamente; la mejora tiene que ser sensible e instantánea.

En los últimos cinco partidos de Liga, el equipo de Koeman ha recibido un total de nueve goles, generando una media de casi dos goles en contra por encuentro: dos ante el Real Madrid, dos frente al Getafe, uno contra el Vilarreal, dos contra el Granada y otros dos este domingo frente al Valencia. De los 33 goles en contra que ha recibido el equipo en las 34 jornadas disputadas, un 27% han llegado en las últimas cinco fechas.

La poca fiabilidad defensiva del Barça contrasta, en cambio, con la que sí vienen mostrando sus principales rivales por el título, Atlético y Real Madrid. El equipo de Simeone solo ha concedido tres goles en las últimas cinco jornadas, mientras que el de Zidane mejora incluso dichos registros: solo un tanto en contra y fue hace ya cinco jornadas en el Clásico. Desde entonces, los blancos no han vuelto a recibir gol y ya son cuatro partidos consecutivos con la portería a cero.

«Nos chutan menos que antes pero cada vez que nos llegan es gol», aseguró Piqué tras la victoria en Mestalla. Y es que, aunque el equipo ha ganado empaque desde que juega con tres centrales, la realidad es que se está viendo castigado por el acierto del rival. Eso y que, como apuntó Schreuder en Valencia, el equipo debe estar más concentrado y defender mejor a lo largo de los 90 minutos. «Ante el Granada sabemos que no defendimos bien en dos o tres acciones y nos acabó costando el partido», lamentó el ayudante de Koeman en rueda de prensa.

De los últimos goles, es cierto, varios de ellos no tienen nada que ver con errores defensivos. Es el caso del golazo de Soler en Mestalla, la afortunada falta de Kroos en el Clásico, el inoportuno resbalón de Jordi Alba en La Cerámica o el tanto de rebote del Getafe en el Camp Nou. Sin embargo, ha habido otras acciones en las que al conjunto azulgrana sí le ha faltado oficio, algo que castigó, y de qué manera, el Granada.

De cara a la ‘final’ frente al Atlético, un equipo especialista en aprovechar los errores del contrario, el Barça deberá completar 90 minutos impecables atrás. No solo en acciones de jugada, sino especialmente a balón parado, donde viene sufriendo el equipo de Koeman. En definitiva, todo lo que son centros laterales está demostrando que las marcas no son todo lo férreas que deberían ser. El equipo tiene cinco días para pulir detalles que pueden marcar la diferencia ante los de Simeone y, quien sabe, si valer una Liga.