El Bayern llega con más ritmo competitivo


¿Buen momento? Personalmente, no creo que llegue en buen momento este enfrentamiento entre los dos favoritos del grupo E de la Champions. De entrada, el Bayern Múnich tiene mucho más ritmo competitivo, pues ha disputado ya seis encuentros entre liga y copas, mientras que el Barça solamente ha jugado tres.

Además, el Bayern es un equipo ya hecho y claro aspirante a luchar por el título, mientras que los de Ronald Koeman forman un equipo en construcción y con muchas ausencias en el plano ofensivo; es por eso por lo que seguramente Koeman hubiese preferido jugar más adelante este encuentro frente al favorito del grupo. Es cierto que un buen resultado ayudaría, y mucho, a esa construcción del equipo; pero si fuese malo, podría dejar muy tocado al equipo blaugrana.

Tampoco sabemos qué Barça nos podemos encontrar: si el esperanzador conjunto que se vio ante la Real Sociedad, o el dubitativo que vimos tanto ante el Athletic Club como ante el Getafe. Como bien dice Koeman, se necesita tiempo para armar un buen equipo, pero el fútbol no te da ese tiempo, y te exige el resultado inmediato. Soy también del parecer del joven técnico alemán, Julian Nageslmann, de que Koeman podría sorprendernos con un cambio de sistema y volver a la defensa de tres centrales, que gusta poco a los seguidores azulgranas.

Un Bayern temible

No es, probablemente, el equipo que con Hansi Flick encadenó más de 30 encuentros sin perder, con una intensidad vertiginosa y un hambre de goles y éxito difícil de conseguir. Pero sigue siendo uno de los aspirantes a volver a levantar la copa. Neuer en portería, excelente bajo palos y también con el juego de pies. Recuperados Pavard y Lucas Hernández que ya jugaron ante el Leipzig y tienen muchos números, aunque también podría entrar Süle formando pareja de centrales con Upamecano, y con la bala en banda izquierda: Davies.

Veloz como pocos, con mucha profundidad, llegando constantemente a la línea de fondo y recuperando la posición con enorme facilidad. Kimmich y Goretzka en el doble pivote, con mucho trabajo en ambos, con el segundo más llegador al área rival, pero con la calidad en el primero, a la hora de crear y generar juego, eligiendo bien sus acciones prácticamente siempre.

Jugador vital para Nagelsmann quien por cierto es un técnico muy dado a realizar cambios de dibujo en el transcurso de los partidos. Las dudas en el Bayern vienen en las bandas del ataque; Gnabry, con problemas en la espalda; y Coman, recién recuperado físicamente. Por tanto, podrían tener opciones Sané y Musiala, jugando ambos a pierna cambiada. Con solo 18 años, Musiala se está abriendo paso y ganando enteros para convertirse en titular. Tiene un gran uno contra uno y una excelente visión de juego. Arriba Lewandowski, el mejor killer de área, que cada vez se ha ido haciendo mejor jugador, bajando a recibir y asociándose, y sin perder para nada su capacidad ante la portería rival. Es un equipo muy completo, capaz de jugar asociándose y elaborando las acciones, o por el contrario alternar el juego directo, y con muchísima velocidad en todas sus transiciones al ataque. Excelente juego por bandas gracias tanto a los laterales como a los extremos, pero también con un gran juego interior. Van siempre con todo.