Gabriel Deck en Oklahoma City Thunder: una adaptación más veloz de lo esperado y el sueño de mantenerse en la NBA

Diego Morini


Si de aprovechar oportunidades se trata, Gabriel Deck está aplicando todo su talento para demostrar por qué está en la NBA. Sabe el santiagueño que en apenas 10 juegos debe ganarse la extensión de su contrato y por eso en cada jornada deja su sello. El presente de Oklahoma City Thunder está muy lejos de ser el ideal, sin embargo, su tarea está incluso por encima de las expectativas que la franquicia tenía sobre él. En el cruce con Phoenix Suns, uno de los equipos más consistentes de esta temporada, el argentino tuvo una tarea importante en la derrota por 123-120.

Sin demasiado tiempo para darse cuenta de qué está pasando, salió de Madrid, llegó a los Estados Unidos, realizó una cuarentena de 7 días, se sometió a dos hisopados diarios, debutó con apenas una práctica con sus compañeros, marcó 2 puntos frente a Pelicans (en 14 minutos) y 8 ante Indiana (en 23m52s) y dejó buenas impresiones en sus primeros dos juegos. Y como no quiere detenerse en la tercera chance Deck sumó varios minutos (18) y completó una planilla interesante: marcó 11 puntos (4 de 6 en tiros de campo y 3 de 3 en libres), tomó 6 rebotes y dio 3 asistencias.

La evolución partido a partido de Tortu Deck se advierte en la reacción de sus compañeros ante cada una de sus acciones, de la cuenta oficial de Oklahoma y de los fanáticos que parecen haberlo aceptado bastante rápido al jugador nacido en Colonia Dora, en Santiago del Estero. Apenas tres juegos y en Twitter la franquicia alentó al argentino por su producción con un “Vamos Tortu”. Y un rato después invitó a los hinchas a elegir un emoji para apoyar Deck.

En los Estados Unidos no hay un conocimiento acerca de los jugadores argentinos. Ni haber sido subcampeones del mundo los pone en ese radar. Por eso se entiende que desde los medios se sorprenden por la cantidad de recursos de Deck y la transmisión oficial de OKC se escuchó: “No juega como alguien que esté disputando sus primeros partidos”.

Hay una gran aceptación por lo que produce el santiagueño. En el periódico más importante de Oklahoma, el cronista Joe Mussatto, escribió acerca de Deck. Con apenas un puñado de partidos se animó a decir que su inserción en el básquetbol norteamericano fue mucho más rápida que la que cualquiera pudiera haber imaginado. “Encaja bien: se adaptó rápido y aprovechó la oportunidad”, explicó. Y agregó: “Deck solo tiene siete juegos más garantizados, pero llegar a la NBA ha sido durante mucho tiempo un objetivo para el jugador de 26 años de Colonia Dora, Argentina. Y valió la pena dejar uno de los clubes más grandes de Europa para llegar allí”, señaló Mussatto, que es el periodista que está cerca de OKC durante la temporada de la NBA.

La serenidad con la que asume los compromisos es una de las cosas que más sorprendió de su juego. Pero también la capacidad para entender lo que ocurre en la cancha sin tener conocimientos en profundidad de las jugadas del equipo y de las habilidades de sus compañeros. La capacidad para ubicarse conceptualmente en su lugar y sacar ventaja de cada porción de espacio que se genera en la ofensiva. Y, sobre todo, su facilidad para tomar rebotes ofensivos pese a no tener una gran talla (mide 1,98m). En tres juegos promedia 7 puntos y 6 rebotes (un total de 9 en ataque).

Una de las cosas que más incertidumbre genera es la limitación con el idioma. Deck habla muy poco en inglés y necesitó de un traductor para su primera conferencia de prensa. “Por no conocer el idioma, la franquicia me ha ayudado mucho en esta transición. Me están ayudando en todo el proceso”, dijo. El entendimiento con sus compañeros, la recepción de las indicaciones de su entrenador… Todo es más complejo para él. Pero en la cancha eso no ha sido un problema por ahora. Se maneja con el lenguaje universal del juego y con eso, por el momento, le alcanza.

El entrenador de los Thunder, Mark Daigneault, explicó qué piensa de Deck: “Claramente no es un novato. Jugó mucho básquetbol de alto nivel. Pero en lo que sí es un novato es en que es un tipo que siempre ha soñado con jugar en la NBA … y es algo que no tomamos a la ligera cuando un jugador está literalmente cumpliendo un sueño de toda la vida”.

Cada juego parece tenerlo con más confianza. Nada altera a Deck. La calma es lo que lo identifica. Y en los Estados Unidos empiezan a entender que es un jugador confiable, aguerrido y letal cuando va hacia el aro. La próxima cita será este martes, cuando Oklahoma City Thunder se enfrente a Sacramento Kings. Le quedan siete partidos para convencer a su entrenador y que ese contrato que le queda por un puñado de partidos pueda ser activado por la cláusula de renovación.

Conocé The Trust Project