Javier San Román, técnico de Irapuato


Javier San Román, técnico de Irapuato, se disculpó luego del incidente con los árbitros, a quienes acusó de llamarlo fifi y juniors, pero acatará el castigo

MÉXICO.- El técnico y también dueño del Irapuato, Javier San Román, se disculpó por su exabrupto del domingo al quejarse escandalosamente de los árbitros y aseguró que debe ser autocrítico; a la vez aseguró que aceptará el castigo que le imponga la Comisión Disciplinaria y de repetirse la misma actitud será el primero en dar un paso al costado.

Este lunes, el equipo dio a conocer un video en el cual Javier San Román afirma que se equivocó y dijo que el domingo, tras el juego de su equipo que le dio el pase a la final de la Liga Premier, cometió una indisciplina que debe tener consecuencias. El incidente consistió en la queja con los silbantes, a quien señaló de que lo discriminan, ya que le llaman ‘fifi’, ‘junior’ y se burlan de su condición social.

Dijo Javier San Román que su actitud es inaceptable y le da vergüenza, porque no cumplen con los valores que representan la institución fresera.

“Le pido una gran disculpa a toda la industria del futbol, empezando por los árbitros “y recalcó que tocaron sus fibras más sensibles, algo que a su juicio tampoco era para que él se comportara como lo hizo.

También dijo que se disculpa con su esposa y con el resto de su familia que son los que más sufren “por tarados como yo”.

Por otro lado aseguró que sabe que no estará en los juegos de la final, por lo que aceptará la sanción que se le imponga y dejó claro que se disculpa no porque le rebajen el castigo, sino porque así lo siente y lo hace de corazón.

“El camino a la justicia no es la violencia”, agregó Javier San Román, quien comentó que lo desbordó la pasión, “no supe controlarme. Me desbordé, Aprenderé de mi error para que no se repita. Si se repite seré el primero en dar un paso al costado”.

Tras imponerse a Playa del Carmen, la Trinca Fresera jugará la final contra Cruz Azul Hidalgo.