Los Braves y los Astros pasan a la Serie de Campeonato


13/10/2021 a las 07:59

CEST


EFE

El primera base Freddie Freeman aportó un cuadrangular contra el cerrador estelar de Milwaukee Josh Hader, con dos outs en la octava entrada, y los Atlanta Braves vencieron este martes por 5-4 a los Brewers en el Cuarto Partido de la Serie Divisional de la Liga Nacional y avanzaron a la de Campeonato. Los Braves ganaron el mejor de cinco de la Serie Divisional tres juegos a uno, avanzando para enfrentar a los Giants, con 107 victorias, o los Dodgers, con 106 victorias, con un viaje a la Serie Mundial en juego.

El partido estaba empatado a 4 cuando los Brewers contrataron a Hader para asegurarse de que se mantuviera así. El zurdo lanzador ponchó al bateador designado y jardinero izquierdo puertorriqueño Eddie Rosario y al campocorto Dansby Swanson, pero no pudo superar al Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional 2020. Freeman alcanzó un control deslizante de 135 kilómetros por hora, lanzando un impulso de 131 metros hacia los asientos en el centro izquierdo, solo el cuarto jonrón en toda la temporada frente a Hader (0-1), que cargó con la derrota. El primera base de los Braves celebró a lo grande en su camino alrededor de las bases, y volvió a salir del dugout para una llamada de telón cuando los 40.195 aficionados que llenaron las gradas del Truist Park, campo del equipo de Atlanta, le ovacionaron.

El cerrador Will Smith lanzó un noveno sin anotaciones para su tercer salvamento consecutivo en la serie, mientras que otro relevista, Tyler Matzek, se llevó la victoria con un octavo perfecto.

Freeman reconoció que no se esperaba el lanzamiento que le hizo el cerrador estelar Josh Hader. «Los dos primeros muchachos cayeron, así que traté de subir un lanzamiento y él colgó un control deslizante y le puse un buen swing», dijo Freeman. «No había rima ni razón para eso, pero me llegó la pelota y la aproveché». «Ante un rival como Hader tienes que esperar el momento que cometa alguna debilidad y eso fue lo que sucedió», comentó Freeman. «Luego jugamos una gran defensa para asegurar la victoria».

Sus compañeros reconocieron que el batazo de Freeman cambió por completo la historia del partido y del futuro del equipo en la competición de octubre. «Cuando Freddie golpeó esa pelota, quiero decir, perdí el equilibrio. Todos en el banquillo se estaban volviendo locos», declaró el segunda base curazoleño Ozzie Albies. ¡Freddie! Freddie! Freddie! » coreaba la multitud mientras los Braves celebraban en el centro del campo.

A pesar de tener menos victorias (88) que cualquier otro equipo de playoffs, e incluso dos equipos que no llegaron a la postemporada, los campeones del Este de la Liga Nacional, los Braves, volvieron hacer valer su experiencia y lucharan por el banderín del Viejo Circuito. El equipo del manager Brian Snitker espera terminar el trabajo que estuvo tan angustiosamente cerca de lograr hace un año, cuando desperdició una ventaja de 3-1 en la serie y perdió en el Juego 7 ante los eventuales campeones de la Serie Mundial, los Dodgers. Atlanta no ha estado en la Serie Mundial desde 1999. «Nos hemos sentido muy bien con nosotros mismos en la segunda mitad, jugando un béisbol realmente bueno», analizó Freeman. «Lo llevamos a la postemporada».

Por su parte, los Brewers decidieron no usar al as Corbin Burnes, quien había obtenido la victoria sobre Morton en el primer partido. Estaba listo para comenzar el quinto encuentro en Milwaukee. Desafortunadamente para los Brewers, no volverán a jugar hasta 2022. «Estamos todos realmente decepcionados», declaró el piloto de los Cerveceros Craig Counsell. «Al final, teníamos grandes objetivos. No llegamos del todo. Pero ganamos 95 juegos. Es un grupo especial. Lograron algunas cosas especiales». El abridor Eric Lauer hizo su primera aparición en la serie, pero no llegó mucho más lejos que Morton. Estuvo 3 2-3 entradas, también cargado con dos carreras y cuatro indiscutibles.

Altuve brilla con los Astros

El segunda base de los Houston Astros, el venezolano José Altuve, se erigió en el bateador que lideró este martes, con cuatro anotaciones y tres impulsadas, a su novena al triunfo por 10-1 ante los Chicago White Sox en el cuarto partido de la Serie Divisional de la Liga Americana. La victoria por 3-1 al mejor de cinco juegos le permite a los Astros silenciar las críticas que les volvieron hacer sobre el escándalo del robo de señales ilegales en el 2017, cuando ganaron la Serie Mundial, y vuelven a la Serie de Campeonato del Joven circuito por quinto año consecutivo para enfrentarse a los Boston Red Sox.

El siguiente paso para Altuve y compañía es el primer partido de la Serie de Campeonato en el Minute Maid Park de Houston contra el exentrenador de los Astros, el boricua Alex Cora, que también volvió a liderar a los Red Sox en la eliminación sorpresa por 3-1 de los Tampa Bay Rays en la otra Serie Divisional. Será la segunda Serie de Campeonato de los Astros bajo el mando de Dusty Baker, de 72 años, cuyo club consiguió lo mejor del capitán de Chicago de 77 años Tony La Russa, lo que les permitió a ambos hacer historia al ser los dos manejadores más veteranos que se han enfrentado en un partido de playoffs.

Altuve, que se fue de 5-3, pegó cuadrangular de tres carreras en la parte alta de la novena entrada que sentenció el marcador y la victoria. Junto a Altuve, el campocorto puertorriqueño Carlos Correa, también respondió a los críticos que todavía dudan de su gran clase y poder ofensivo, sin que necesiten de robos de señales, se fue de 4-2 con dos carreras impulsadas. También brilló otro de los integrantes del equipo del 2017, el tercera base Alex Bregman, el que respondió a los críticos, con imparable en cinco turnos al bate, anotación y dos carreras impulsadas. Los aficionados de los Medias Blancas, que llenaron las gradas del Guaranteed Rate Field, corearon durante todo el partido el grito de «¡Tramposo! ¡Tramposo!», especialmente cuando iban a batear el propio Altuve, el campocorto puertorriqueño Carlos Correa y el tercera base Alex Bregman, que formaron parte del equipo del 2017.

Desde el montículo, el abridor Lance McCullers Jr., que trabajó cuatro entradas con una carrera permitida, y cinco imparables, incluido un home run solitario del bateador designado Gavin Sheets, en la parte baja del segundo episodio, se combinó con cuatro relevistas de los Astros, incluido el dominicano Yimi García, que luego espaciaron apenas dos indiscutibles, sin anotación. García (1-0), que fue el que le quitó la pelota a McCullers Jr., se quedó con la victoria al trabajar la quinta entrada perfecta con un ponche después de realizar 21 lanzamientos y 14 los colocó en la zona del «strike».

La derrota se la quedó el abridor Carlos Rondón (0-1), que apenas pudo mantenerse dos entradas y dos tercios en el montículo, y ser castigado con tres imparables y dos carreras limpias, además de dar cinco bases por bolas y abanicar a tres bateadores rivales. Rodón fue noqueado en la tercera entrada de su primera apertura desde el 29 de septiembre, y los campeones de la División Central de la Liga Americana dejaron ocho corredores en base. Sheets conectó por Chicago, convirtiéndose en el tercer novato en la historia del equipo que pegó un home run en un partido de playoffs.

«Nos conocemos bien», declaró sobre los Red Sox Altuve después del partido. «Ellos saben cómo jugar pelota y al igual que nosotros han estado antes en los playoffs por lo que va a ser una serie muy interesante y divertida».

El veterano manager Tony La Russa, a sus 77 años, volvía del retiro para liderar el nuevo proyecto de reconstrucción de los Medias Blancas de Chicago y después de ganar el título en la División Central estaba convencido que podría llegar lejos en la competición de «octubre». Cargado de estrellas, La Russa, miembro del Salón de la Fama, nunca pensó que su equipo quedase tan pronto eliminado.

No es lo que el presidente Jerry Reisndorf tenía en mente cuando ayudó a sacar a La Russa de su retiro, levantando algunas cejas, para reemplazar al veterano mexicano Rick Rentería. Hubo grandes preguntas sobre cómo se relacionaría el tres veces campeón de la Serie Mundial de la vieja escuela con las estrellas jóvenes amantes de la diversión de Chicago como Tim Anderson después de una década fuera del dugout. Tampoco fue precisamente una navegación tranquila. Y no está claro si La Russa volverá la próxima temporada. «No voy a hablar de mí mismo», declaró La Russa. «El proceso que utilicé una vez que tuve un poco de seguridad, probablemente alrededor del quinto o sexto año, es ‘¿te quieren de vuelta?’. Simplemente me marcho si no quieren que vuelvas. Dicen que sí, luego les preguntas a los jugadores. Deben elegir a quién quieren administrar. Si obtienes ambos, entonces compruébalo tú mismo «. «Los Astros son un gran equipo, que juegan un gran béisbol y lo han demostrado sobre el campo al ser mejores que nosotros», subrayó La Russa.