Los temas de máxima urgencia que debe acometer Laporta


Como suele decirse en catalán, a Joan Laporta ‘se li ha girat feina’. Ni él, ni su junta directiva, ni el comité de dirección del club tienen un solo minuto que perder. Sin prisas, pero sin pausas, el reloj de temas de la máxima importancia se ha puesto en marcha de forma inexorable. Es de imaginar que antes de entrar en el club, antes de ganar las elecciones el 7 de marzo, Laporta y su equipo ya tenían claro el diagnóstico… y también las soluciones.Y tan importantes son las decisiones de índole deportiva que vayan a tomarse a partir de ahora como las económicas. De hecho, el futuro inmediato del FC Barcelona depende de ambas parcelas, tan estrechamente conectadas. 

Pronto tendrán que explicarnos si la famosa emisión de bonos, de la que hizo bandera Jaume Giró durante toda la campaña electoral, y por extensión el propio candidato Laporta, se pondrá en marcha de forma inmediata para disponer de liquidez. Recordemos que de aquí a pocos meses el FC Barcelona tiene que abonar más de 70 millones de euros solo en ficha de jugadores del primer equipo… y el grifo de los ingresos tradicionales sigue estando cerrado.

Por eso, al nuevo equipo gestor no le queda más remedio que abrir aquellas vías de ‘hacer caja’ que ya había anunciado en campaña. Una de ellas sería la venta del 49% del negocio/activo conocido como ‘Barça Corporate’. Sí, sería una buena solución, pero hay un ‘problema’. Esa decisión deberá estar aprobada y refrendada por la Asamblea de Socios Compromisarios. ¿Y cuándo podrá hacerse esa Asamblea? Ahhh…

De hecho queda por tomar, para mí, la decisión más importante de todas: la financiación del Espai Barça, la ampliación del Camp Nou y la remodelación de su entorno. El FC Barcelona no puede permitirse el lujo de perder un año más. Necesita el nuevo Camp Nou como el comer, porque ya llega tarde. Las máquinas tienen que entrar este verano en el Estadi sí o sí. El Real Madrid, por ejemplo, está a punto de estrenar el nuevo Santiago Bernabéu, que será una mina de oro, y el Barça no puede dormirse. Joan Laporta y su junta tienen que tomar decisiones lo antes posible. Primero, definir el plan financiero del Espai Barça y, después, convocar una Asamblea Extraordinaria para obtener el beneplácito de los socios. Podría ser una situación perfecta para abrir de una vez por toda el voto electrónico. Sí, una consulta telemática, por la que tanto ha luchado Víctor Font. Por cierto, ¿planteará Laporta que el primer equipo del Barça juegue la próxima temporada en el Estadi Olímpic de Montjuïc mientras duren la obras en el Camp Nou?

Y no olvidemos otro escenario. Esta junta está en estado de ‘provisionalidad’. Es decir, están dirigiendo un club donde todavía no se han aprobado las cuentas de la temporada 2019-2020 ni el presupuesto de la 2020-2021. Tarde o temprano hay que acabar con esta dispensa o anormalidad provocada por la pandemia. A los primeros que les interesa es a los propios directivos que han entrado ahora, porque si pueden ajustar/rebajar los gastos de la 20-21, menos tendrán que avalar. ¡A trabajar!