Messi también participó en la subasta de las tarjetas firmadas por Haaland


Act. a las 19:59

CEST


Una de las imágenes que más se vio tras el partido en el Eithad Stadium entre el Manchester City y el Borussia Dortmund de esta semana es la del árbitro asistente del encuentro, el rumano Octavian Sovre, parar a Erling Haaland en el túnel de vestuarios para que le firmara las cartulinas.

La imagen creó mucha polémica por el hecho de pedir un favor de esta magnitud a un jugador que ha arbitrado, pero la realidad es que el colegiado se lo pidió porque las cartulinas serán usadas para una subasta en beneficio de una asociación con la que colabora para personas con autismo.

Sobre ello quiso expresarse el propio Sovre este mismo jueves por la mañana en su país, que explicó que lo hace regularmente en los partidos importantes, junto con camisetas o otros objetos, para poder donarlos posteriormente a organizaciones benéficas, y que tuvo un encuentro en este respecto con Leo Messi, aunque de manera más discreta.

«Messi estaba muy interesado en lo que estaba haciendo la organización. Me firmó 9 tarjetas después de un partido un día que coincidimos», dijo Sovre a la web ‘playsport.ro’.

Estas son las tarjetas que Haaland le firmó al árbitro asistente Sovre tras el City – Borussia Dortmund

| gsp.ro

El último partido en el que coincidieron Octavian Sovre y Leo Messi fue el 17 de septiembre de 2019, en el partido de la fase de grupos entre el Borussia Dortmund y el FC Barcelona en Alemania, que terminó con un resultado de 0 a 0.

El colegiado ya es un gran referente en su país, y lo tienen como una figura admirable en la asociación SOS Autism Bihor.

«Queremos agradecerle todos los artículos deportivos que ha donado a lo largo de los años para poder ser subastados en los eventos benéficos organizados. Así es como conseguiremos dinero para las terapias de adultos con formas severas de autismo, al igual que mi hija de 21 años, que no sabe cuándo tiene que ir al baño y no puede comer sola», comentó la presidenta de la asociación, Simona Zlibuț, sobre el gesto de Sovre.