Milito movió el banco y Argentinos sonrió en La Feliz


Tenían objetivos distintos. Aldosivi necesitaba sumar de a tres para engrosar los promedios de cara a la próxima temporada, mientras que Argentinos estaba mentalizado en el partido que tiene entre semana por la Libertadores -está puntero del Grupo F-. El Tiburón, ya sin chances de clasificar a los play-offs del torneo local, sólo había ganado un encuentro en el Minella en lo que va de la competencia. Y el Bicho, con chances matemáticas de acceder a la siguiente instancia, salió a la cancha sin varios de sus titulares, todo para cuidarlos pensando en el cruce del jueves contra Atlético Nacional por la Copa.

De arranque, los marplatenses, con mayores urgencias que su rival, fueron los dominadores del juego y de la posesión de la pelota. Con un buen despliegue de sus laterales (Iñiguez y Emanuel Insúa) por las bandas, los dirigidos por Fernando Gago eran superiores y lastimaban a los conducidos por Gabriel Milito, que no lograban ser precisos en la salida. El primer grito de la noche llegó a los 18’ cuando, tras un buen centro de Insúa, Iñiguez la bajó de cabeza para Malcom Braida, a quien le pegó en la mano y luego convirtió para el 1-0, en un gol de VAR. Después, con la lupa de la TV, se vio que la pelota pegó primero en la mano de Quintana y luego en la del delantero de Aldosivi, por lo que, en todo caso, debería haber sido penal para el equipo de Pintita. El Tiburón era superior y la ventaja justa, pero el Bicho, cuando menos se lo proponía, llegó al empate: Lucas Villalba capturó un rebote en el área y con un buen remate marcó el 1-1, en el primer disparo al arco del conjunto de la Paternal, a los 42’. Antes, el local había desperdiciado varias chances en los pies de Maciel y Lodico, pero perdonó y la visita le pasó factura.


Braida y el festejo de su gol ante el Bicho. Foto: @clubaldosivi.

Ya en la segunda etapa, quien arrancó mejor fue nuevamente el equipo de Gago. A los 50′, Andrada remató de media distancia, Chaves la llegó a tocar y la pelota reventó el travesaño, aunque a los pocos minutos Milito movió el banco de suplentes y la historia empezó a cambiar. Schunke salió mal desde el fondo y dos recién ingresados elaboraron el 2-1 del Bicho, en su mejor momento en el partido: ​Mateo Coronel recuperó -en offside- y fue asistido por Ávalos, para después picársela a Assmann y que Gil Romero, en su intento por sacarla, la terminara metiendo en contra a los 67’. En lo que restó del partido, Aldosivi no se pudo recuperar. Y para Argentinos, la frutilla del postre llegó a lo último: Coronel aprovechó otro contraataque, dejó en el camino a Assmann y definió para el 3-1 final.

Coronel celebra su gol en el Minella.

Coronel celebra su gol en el Minella.

Así, por lo hecho en el segundo tiempo y gracias a la mano del técnico, además de los errores defensivos del Tiburón, el Bicho ganó en Mar del Plata y llegará con chances matemáticas a la última fecha. El equipo de Gago, de preocupante complemento, desperdició la chance de sumar para los promedios.