Plantilla corta, debate largo


La Lista de Luis Enrique ya fue cuestionada, analizada al detalle y destripada de arriba a abajo, no tanto por los que la integraron, sino por los que no entraron en ella.

Evidentemente si hubiera entrado Sergio Ramos en esta lista más de tres cuartas partes de los incendios que se generaron no habrían existido.

Hay quien ha aprovechado el positivo de Sergio Busquets por coronavirus para volver a meter el dedo en la llaga y cuestionar de nuevo la lista de Luis Enrique, por el número de integrantes y, de rebote, los posibles suplentes en caso de que un jugador diera positivo por coronavirus.

Luis Enrique puede tener defectos, pero lo más importante es que no se esconde de ellos y es muy coherente con sus decisiones. Ya defendió a capa y espada la lista corta y además no es la primera vez en su carrera como entrenador que ha preferido esta opción. 

Firme y tenaz

Luis Enrique se ha mantenido firme con su decisión y no ha aprovechado la alarma que provocaron los casos de coronavirus en La Roja para intentar calmar a los más críticos abriendo la posibilidad de una convocatoria de Ramos o de Hermoso pese a la presión recibida.

El debate de la lista puede durar toda la Eurocopa pero realmente si la ganan o si la pierden no será en una competición de listas sino gracias a los goles que se marquen o no se marquen. 

Así que bienvenido sea el debate para calentar la previa del primer partido de España pero que al final juegan 11 al inicio del encuentro y estos son los que tendrán la mayor capacidad de decisión.

Dicho esto, confiemos en la capacidad de Luis Enrique de hacer que su plantilla corta sirva para llegar lejos.