Presión para De Jong en el Barça


Act. a las 21:32

CEST


Frenkie de Jong está cumpliendo su tercera temporada en el FC Barcelona y el grado de exigencia cada vez es mayor. El neerlandés había tenido hasta la fecha poca competencia y era intocable en la medular. Sin embargo, la presión para De Jong ha subido con la irrupción de Gavi y su buen rendimiento con el sistema del 4-3-3, como se vio en los recientes partidos de la selección en la UEFA Nations League. Busquets y Gavi han ofrecido un gran nivel y en el Barça esperan que, mientras Pedri se está recuperando, De Jong sea capaz de mejorar su lectura de juego situado como interior.

El principal problema para De Jong es que su posición ideal apunta al pivote y allí Sergio Busquets es intocable. Louis van Gaal lo situó por delante de los defensas en los recientes partidos de los Países Bajos clasificatorios para el Mundial de Catar 2022. Ante Letonia y Gibraltar comando el juego desde atrás en el 4-3-3 de Van Gaal, con Klaassen (Ajax) en uno de los interiores, mientras que en el otro interior se alteraron Til (Feyenoord) y Wijnaldum (PSG).

De Jong se siente muy cómodo leyendo el fútbol de cara. Koeman, que lo conoce bien, lo ha reconvertido en líbero en ocasiones en el sistema de los tres centrales. Al neerlandés le cuesta más cuando debe perfilarse o girarse como interior o hacer una buena lectura táctica, sobre todo defensiva.

Estar atento a la espalda

De interior, De Jong debe dar más consistencia y también preocuparse de cubrir la espalda a Busquets cuando el capitán se avanza para iniciar la presión en campo contrario. Con la selección española, se vio una sincronización perfecta de Gavi y Koke o Rodri en los interiores para que Sergio pudiera ejercer de maestro en la medular hasta el punto de ser elegido como el mejor futbolista de la Final Four.

En un sistema con cuatro defensas atrás es esencial que los dos futbolistas que juegan en los costados de la medular estén muy atentos a las vigilancias defensivas. Koeman montó en cólera cuando Nico no siguió a Lemar en el primer gol rojiblanco. Este error se repite a menudo y contra el Bayern de Múnich, por ejemplo, De Jong no estuvo especialmente lúcido en esta faceta.

En cualquier caso, De Jong es una pieza esencial en el Barça del presente y futuro. En tres temporadas ya ha jugado 101 partidos oficiales y amplió su contrato hasta 2026. A sus 24 años el margen de mejora es muy amplio y es un futbolista que encaja con la filosofía del club, pero también debe aprovechar el margen de mejora que tiene y ser competitivo tanto en ataque como en defensa.