Primera atleta transgénero en unos JJ.OO. despierta críticas de rivales que se sienten perjudicadas | jjoo_tokyo_2020


Será la primera transgénero en participar de unos Juegos Olímpicos, y su presencia no ha pasado inadvertida. Laurel Hubbard, otrora Gavin Hubbard, ha despertado recelo entre sus colegas.

La levantadora de pesas neozelandesa de 43 años competirá +87 kilos, siendo la más veterana en la máxima categoría de su disciplina.

De acuerdo a Marca, para poder citarse en Tokio, Hubbard debió cumplir con todos los criterios exigidos por el Comité Olímpico Internacional (COI) que, vale mencionar, desde 2015, permite participar a deportistas en transición al género femenino.

Para competir, la atleta debió mantener sus niveles de testosterona por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de la competición.

Laurel cumplió, pero su participación ha provocado las críticas de algunas rivales. La belga Anna Van Bellinghen, por ejemplo, afirmó que “cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto. Esta situación en particular es injusta para el deporte y los deportistas. Es una broma de mal gusto”.

Algo similar piensa Constantino Iglesias, presidente de la federación española, quien indicó al citado medio que “sinceramente, no me parece nada justo. Hay que aceptar las normas del COI, pero es un tema que no está resuelto y que debe estudiarse en el futuro. Yo he visto competir a esta persona cuando lo hacía con los chicos. Seguramente no se hubiese clasificado para la prueba masculina y, en cambio, aquí tiene opciones de medalla”.

Marca

Burbuja dentro de otra burbuja

Pero no solo eventuales rivales han salido a cuestionar la presencia de Hubbard. En su país ya existió revuelo cuando se le otorgó el cupo a Tokio 2020 en lugar de la joven Nimi Manumua, de 21 años.

Además, los medios han buscando incesantemente a Laurel, al punto que la federación ha optado por mantener en una burbuja paralela a la pesista, dentro de la burbuja sanitaria a la que todos los deportistas deben someterse.

“Nuestra relación con los medios de comunicación es muy positiva. Naturalmente, existe un gran interés internacional en la participación del primer atleta abiertamente transgénero en los Juegos”, indicaron desde su círculo.

Pese a lo anterior, el resto de la delegación neozelandesa ha indicado que han visto a Hubbard tranquila y concentrada en hacer historia en un deporte donde ya ha abierto puertas.

Su participación también ha sido destacada por otras halteras. La española Alba Sánchez indicó que “desde mi punto de vista me parece bien por dos motivos: el moral y el científico. Yo hice una pequeña investigación sobre estos temas porque conozco a una persona que hacer Powerlifting que antes era hombre y ahora es mujer y compite en la categoría femenina”.

“Estas personas deben ser aceptadas. Sufren en el transcurso hasta ser cien por cien mujeres, en el sentido del cambio de las hormonas. Esa persona transgénero debe ser reconocida por la persona que es ahora y no la que era antes”, sentenció la atleta hispana.