Pumas me pagaba solo 2 mil pesos, era nada: Parejita López


Qué lejos están aquellos años en los que Pumas peleaba por el título regularmente. A la memoria de sus millones de aficionados llegan las imágenes del Bicampeonato del 2004 con Hugo Sánchez como entrenador y jugadores como Sergio Bernal, Joaquín Beltrán, Kikín Fonseca y Parejita López, este último uno de los más carismáticos que eligió volver a ese club pese a recibir una oferta económica casi irrisoria.

Platicando en el podcast Muy Fuera de Lugar junto al Werevertumorro, José Luis López recordó que por problemas de su padre con un directivo tuvo que debutar en Primera con el Club Puebla, aunque poco después regresó a la Universidad Nacional, pero con un sueldo lejos de lo esperado.

«Yo debuté con el Puebla en Primera gracias a Miguel Mejía Barón, después a él lo regresan Pumas y me pidió para el equipo, aunque me ofrecían la nada económicamente. En Puebla me ofrecían muchísimo más para quedarme, por decir que si allí me daban 200 pesos, en Pumas me daban 20 centavos. De verdad que no me importó el dinero porque eran los Pumas, mi papá jugó 10 años allí», contó el exjugador, para después dar pistas de cuánto le pagaban en Pumas a su regreso.

«Mi primer sueldo con ellos fue de 2 mil pesos cuando estaba en Segunda, de ahí me fui a Puebla ganando un poquito más y al regreso a Pumas, ya para jugar en Primera, me dieron el doble, solo ese extra», agregó.

‘Hugo Sánchez nos trataba como el Real Madrid’

Con esa experiencia poco alentadora en lo monetario, el Parejita después vivió la cara opuesta de la moneda con la contratación de Hugo Sánchez como entrenador, quien desde el primer día prometió «tratarlos como en el Real Madrid», por lo que los lujos, premios e incentivos eran cosa diaria.

«Él llegó a Pumas y de lo primero que nos dijo fue: ‘Los voy a tratar a ustedes como a mí me trataron en el Real Madrid, como reyes’. De verdad nos dio todo, vivíamos en otro mundo, en los mejores hoteles y restaurantes. Solo estirabas la mano y te daban todo lo que querías, fue el momento en que llegó Arturo Elías Ayub a la directiva, Juan Ramón de la Fuente como rector. La mentalidad de todos ellos fue la diferencia respecto a cómo se manejaba antes de que llegaran al club», aseguró.

«Por supuesto que nos subió el ánimo a todos, los futbolistas ganamos premios o primas por objetivos. En aquel entonces ganabas un partido y en el vestidor habían cajas con laptops, celulares y consolas para cada uno, eso jamás lo habíamos vivido. A los utileros también les tocaba, a todo el plantel y no solo los que jugaban. Con eso nos motivaban, eran tan inteligentes que sabían cómo tenernos al cien con ellos».

Los que le ‘hacían la táctica’ a Hugo en Pumas

Durante años se ha dicho que Sergio Egea y Mario Carrillo eran los verdaderos genios de la táctica en los Pumas Bicampeones del 2004, ya que Hugol era un motivador, pero no un estratega capaz en la pizarra.

«Hugo Sánchez es un muy buen entrenador, como motivador es excelente y es tan inteligente que sabe rodearse de gente que le ayuda y no hablo solo de auxiliares, también de personas afuera de la cancha que eran sus asesores. Ahí estaba Mario Carrillo en la tribuna siempre y le decía las cosas tácticas, pero no solo él, eran muchos que le reportaban detalles de tema cancha y Hugo lo veía y corregía, ese es un gran secreto de un ganador como él», dijo López.