Real Madrid: Benzema, el embajador

Benzema y Mbappé.


La estrategia negociadora del Real Madrid para intentar el fichaje de Mbappé este verano tiene dos patas: la primera, el contacto con el PSG, se mantiene con máximo respeto, esperando la oportunidad para que el club parisino acceda a ponerle precio, consciente de que finaliza su contrato en 2022 y, por tanto, esta será la última oportunidad para ingresar por un traspaso; la segunda es el trato con el jugador, que ya inició Zinedine Zidane en su momento, tanto con el jugador como con la familia, y que ahora recae en la figura de Benzema, el nuevo compañero de selección del atacante de Bondy. Karim es el embajador del Madrid y tiene clara cuál es su misión.

El ariete blanco regresó con Francia tras cinco años de destierro por el Caso Valbuena (pendiente aún de ser juzgado) y la celebración de Mbappé no pudo ser más elocuente: subió a las redes una imagen de ambos con la camiseta bleu, un montaje fotográfico, pues nunca habían coincidido con la selección. Desde el inicio de la concentración de cara a la Eurocopa, la sintonía que ambos vienen mostrando es total

Mbappé ha subido otra imagen más entrenando junto al madridista; Benzema, lo ha hecho por partida doble, con dedicatoria incluida en una de ellas: “Humor post entrenamiento junto al fenómeno”, escribió junto a un posado de ambos jugadores. Esa buena relación quedó patente de nuevo con las imágenes de complicidad entre Mbappé y Benzema en el banquillo de Francia durante el amistoso contra Bulgaria, del que el madridista salió tocado con un golpe que, parece, no revestirá gravedad ni le impedirá estar en el debut francés en la Eurocopa.

Benzema anima a Mbappé

Y, por si quedaba alguna duda, Karim la despejó en una entrevista con AFP: “Le vendría muy bien al Real Madrid, sería ideal. Si quiere dejar el PSG, deseo que venga rápidamente. Es ágil, rápido y eficiente, sabe hacerlo todo. Todos los grandes jugadores quieren venir al Madrid algún día, así que lo deseo”.

Una amistad importante en la táctica del Madrid, que necesita que Mbappé se plante ante el PSG y diga que no renovará; sólo en ese momento el club francés puede acceder a ponerle precio a su joya más valorada. Hasta que eso llegue, Mbappé ya sabe que en el vestuario del Madrid tiene un amigo y un jugador con el que, por lo visto hasta ahora, se entiende bien en el campo.