Real Madrid: Marcelo no se mueve


Salvo giro inesperado en los acontecimientos que aún puede deparar el verano, Marcelo Vieira seguirá en el Real Madrid la próxima temporada, última de su contrato con el club blanco, que expira en junio de 2022. El futbolista, inquieto ante los rumores que le situaban como salida segura del club en el marco de la renovación de la plantilla que se pretende efectuar en este mercado, se puso en contacto con los dirigentes blancos, con los que mantiene una estrecha relación labrada durante sus tres lustros de jugador madridista, y éstos le tranquilizaron al respecto. En la decisión también ha tenido peso la opinión de Carlo Ancelotti, el entrenador con el que alcanzó su tope de partidos como jugador del Madrid: 53 en la temporada 14-15.

Evidentemente, la situación ha cambiado para Marcelo, que ha perdido la condición de indiscutible en el lateral izquierdo del primer equipo del Madrid. Ahora es Ferland Mendy el que le cierra la puerta, y desde atrás llega incluso un Miguel Gutiérrez que aprieta fuerte en su condición de firme proyecto del club para la primera plantilla.

Marcelo presume de clase en TikTok… y se la juega con las ventanas de su casa

En cualquier caso, la gratitud del club hacia Marcelo, jugador clave en el ciclo imperial de las cuatro Champions en cinco años, es elevada, lo que unido a su condición de segundo capitán (y quizá primero si se confirma la marcha de Sergio Ramos), inclina al club a respetar el deseo del jugador, que no es otro que finalizar una etapa en el Madrid que arrancó en noviembre de 2006, cuando Pedja Mijatovic cerró su fichaje procedente del Fluminense como «sucesor de Roberto Carlos«.

Quince años después, el alumno ha superado al maestro incluso en partidos jugados con el Real Madrid (528), y está a un título de Paco Gento (al igual que Ramos) en la carrera por convertirse en el jugador más laureado de la historia del club blanco. Una posibilidad que, a día de hoy, se mantiene abierta después de que el club tranquilizara a Marcelo sobre un futuro que, a pesar de las turbulencias de las tres últimas temporadas, sigue pintando de blanco para el futbolista de Río de Janeiro.