Santa Fe, 80 años: Los “cracks” de la historia cardenal


Decenas de grandes jugadores vistieron la camiseta albirroja en ocho décadas. Según historiadores e hinchas, Alfonso Cañón y Ómar Pérez son los únicos indiscutibles. Tres formaciones para todos los gustos.

Armar la formación ideal del equipo de una temporada es una tarea compleja, pero hacerlo de los ochenta años de historia de una institución es imposible.

A la hora de evaluar y escoger a los once futbolistas se deben tener en cuenta su talento y personalidad, las estadísticas individuales, los resultados colectivos y, por supuesto, el impacto que tuvo en la hinchada.

De acuerdo con esos criterios y los conceptos de historiadores e hinchas, diseñamos tres formaciones de Independiente Santa Fe a propósito de su cumpleaños, este domingo 28 de febrero. Usted, amigo lector, estará de acuerdo con algunos nombres y seguramente tachará otros.

Lea también: La noche en que las leonas alcanzaron su primera estrella

El objetivo es homenajear a algunas de las figuras del club cardenal durante ocho décadas. Esos hombres que llenaron de gloria al primer campeón del fútbol profesional colombiano, pero no solamente con títulos, sino también a punta de entrega, fidelidad, sudor y lágrimas.

“Denme un buen arquero y dormiré tranquilo”, decía Gabriel Ochoa Uribe, el técnico más ganador en la historia de nuestra liga, con trece campeonatos, entre ellos el de 1966 con Santa Fe.

Y muchos buenos cuidapalos han pasado por el León. El de mayores éxitos es Róbinson Zapata, Rufay, quien levantó seis trofeos entre 2014 y 2019, entre ellos el de la Copa Sudamericana 2015, el más importante de la historia cardenal. Sin embargo, en el corazón de los aficionados también ocupan un lugar especial James Mina Camacho y Manuel Ovejero. Y ni qué decir de los dos mundialistas, Eduardo Niño y Camilo Vargas.

Lea también: Los nueve equipos campeones de Liga de Santa Fe

Entre los defensas, Miguel Ángel Basílico, Francisco Meza, Yerry Mina y Óscar Bolaño lograron consenso.

A Freddy Rincón tocó ponerlo de volante de marca, porque más adelante rivalizaba con Alfonso Cañón y Ómar Pérez, los dos mejores jugadores albirrojos de todos los tiempos, ellos sí en todas las listas posibles, incluso en las de goleadores y más apariciones.

Pero cómo no mencionar al menos a Dragoslav Sekularac, el “Pelé blanco”, que vino en el ocaso de su carrera a desplegar su magia en El Campín. Privilegiados fueron quienes vieron alguno de sus cincuenta partidos como cardenal.

Lea también: Gustavo Costas y su doble celebración con Santa Fe

Entre los delanteros la pelea fue todavía más cerrada. Alberto Orlando Perazzo, el Viejo Osvaldo Panzutto, Hermenegildo Germán Cabecita de Oro Antón y Ómar Lorenzo Devanni quedaron por detrás de dos ídolos de los años 90: Adolfo el Tren Valencia y Léider Preciado, los artilleros que hicieron menos dolorosa la ausencia de títulos durante muchos años y siempre estuvieron presentes en el marcador en los clásicos frente a Millonarios. También quedaron en la lista dos atacantes colombianos de una calidad superior: Ernesto Díaz y Víctor Campaz.

El técnico más ganador es el argentino Gustavo Costas, artífice de cinco celebraciones. Julio Tocker lideró al equipo en los títulos de 1958 y 1960, y Gabriel Ochoa en una, aunque es el más recordado por los hinchas de la vieja guardia. Eso sí, un entrenador al que ningún León dejará de querer es Wilson Gutiérrez, el responsable de la séptima estrella, esa que acabó con 37 años de sequía y fue el punto de partida para la década más exitosa de Santa Fe.

¿Quién faltó o quién le sobra en estos planteles?