Sergio Batista, campeón del mundo albiceleste: “Argentina no tiene un jugador como Arturo Vidal”

Duna


Sergio Batista (58 años), extécnico de la selección de Argentina, escucha ofertas para volver a dirigir, luego de una aventura en Qatar que quedó trunca por la pandemia. Le interesa trabajar en Chile, avisa de entrada, donde ya tuvo posibilidades el año pasado, para reemplazar a Mario Salas en Colo Colo. En ese sentido, le seduce, por ejemplo, la posibilidad de asumir la banca de la U, vacante tras la salida de Rafael Dudamel. Checho también es un hombre con autoridad para hablar sobre la Albiceleste, en especial, sobre su próximo choque ante la Roja, ya en el debut de la Copa América, el próximo martes.

¿Es un error jugar la Copa América en Brasil, por la Covid-19?

Uno piensa que es arriesgado, seguramente, pero creo que tanto la Conmebol como el gobierno brasileño estarán de acuerdo. La Conmebol no para, piensa que tiene que hacerse. Viéndolo desde afuera, pienso que lo mejor habría sido suspenderlo, pero ellos estarán seguros de que se puede hacer sin que pase nada. Es una lástima que sea sin público, porque es un torneo tan importante y tan lindo.

¿Cómo ve a Chile y a Argentina, que nuevamente chocan en un debut copero?

Son partidos complicados para las dos selecciones. El encuentro del otro día, sinceramente, fue un resultado justo, porque fue un partido parejo. Ninguno de los dos equipos dominó las acciones ni se creó muchas ocasiones. Argentina es una selección que se está armando y Chile jugó un buen partido, me parece, tratando de presionar bien arriba, agrupándose cuanto tenía que hacerlo atrás, para cortar los circuitos y la generación de juego de Messi, más que nada.

¿Le gustó Chile?

Lo hizo muy bien. Igual que Alexis Sánchez, tirándose bien atrás para generar juego. Estuvo bien. Por ser el debut de un técnico en la Selección, más allá de conocer a los jugadores, porque él dirigió mucho en Chile, me pareció que hicieron un muy buen partido.

¿Le sorprendió?

No me sorprende, porque en Chile hay muchos jugadores que juegan juntos hace rato. Saben lo que tienen. Si uno conoce a Lasarte y su manera de jugar, no te sorprende que Chile haya salido a presionar y a jugar de igual a igual, más que nada. Por eso hicieron un buen partido. Me parece que Chile sabe que Argentina es un equipo que está en formación. Hay muchos jugadores que debutaron el otro día en la selección argentina. Entonces, no me sorprendió, porque Chile tiene jugadores para hacer ese planteo y creo que el técnico lo logró bien.

¿Conoce a Lasarte? ¿Habló alguna vez con él?

No lo conozco. No tuve la oportunidad nunca de hablar con Martín Lasarte. Ni en Uruguay, donde yo dirigí y de donde es él. Sí tuvimos la posibilidad de enfrentarnos, pero no de conversar. Me parece un técnico que quiere que sus equipos sean protagonistas, que no vayan a defenderse para rescatar algún puntito, por lo que vi el otro día y en Uruguay. No lo vi tanto en Chile. Creo que es un técnico capaz para manejar la Selección y para lograr cosas importantes.

Respecto al Chile de Rueda, ¿qué cambios pudo ver?

No vi mucho lo que fue Chile en su momento con Reinaldo. Creo que Reinaldo también es un técnico que tiene su capacidad, muy talentoso, que ve muy bien el fútbol. Quizás no se le dieron un par de resultados, como el último ante Venezuela, pero también es un técnico que le pudo haber dado mucho a la Selección. El cambio siempre es bueno, porque motiva al jugador, el nuevo técnico siempre trae otras cosas y eso motiva al equipo. El punto ante Argentina fue muy bueno, pero tras no ganarle a Bolivia por ahí como que no sirve.

¿Qué le pareció el mediocampo chileno sin Arturo Vidal?

Me gustaron. Se agruparon muy bien en el medio, porque eran tras marcadores, con Pulgar que maneja muy bien la pelota. Es un jugador que se pone detrás de la línea de los volantes, de Aránguiz, que tiene mucha experiencia, y el caso de Galdames, que le tocó algo nuevo, en una función que no es la que está acostumbrado. Tuvo que salir mucho afuera, cubrir la subida de Tagliafico. Los vi muy bien cortando los circuitos de Argentina para Messi, juntándose con los defensores. Argentina no le provocó muchas situaciones de gol. También me gustaron en ataque, porque llegaban al área. Son los volantes que a mí me gustan, tanto Aránguiz como Galdames llegaban al área. Hicieron un buen desempeño.

¿El debut en la Copa América será parecido o diferente?

Creo que va a ser parecido al del otro día. Las dos selecciones se conocen, vuelven a jugar después de 10 días, así que no creo que cambie mucho lo que fue la estrategia de cada técnico. Quizás el argentino puede cambiar un poco, algún jugador, y tal vez Martín corrija algunas cosas, algún error, para mejorar, pero no creo que haya cambios tácticos de Chile. Ojalá sea un lindo partido, porque en el del otro día no hubo muchas situaciones de gol.

¿Es urgente para Argentina volver a ganar la Copa América?

Creo que la selección argentina está haciendo las cosas bien. No solo dentro de la cancha, sino fuera también, que muchas veces es lo más importante cuando se está iniciando un proyecto. Argentina está necesitada de un título. Siempre digo que la Copa América es importante y es lindo ganarla. Argentina necesita ganarla, pero necesita más que nada ganar un Mundial. Que esta Copa América los jugadores sientan que hay que ganarla, pero que sea una prueba para ir a ganar el Mundial, que es lo más importante. Yo digo que se están haciendo bien las cosas porque ahora hay un proyecto. Se nota que lo hay. Los directivos bancan al técnico. Por lo que escuché, aunque se pierda la Copa América va a seguir Lionel Scaloni. Mantener al técnico es algo que hace rato no lo hacía. Argentina perdió a una generación brillante de jugadores.

¿En qué sentido?

Si en 10 años tienes ocho técnicos es muy difícil ganar algo. Perdimos una generación de jugadores brillantes. Una camada extraordinaria que salió de la época Pekerman. Perdimos el ganar algo, con el mejor jugador del mundo más encima. Lo único que se ganó fueron las Olimpiadas, primero Bielsa y después yo, por no haber hecho bien las cosas. Creo que nunca se mantuvo un proyecto. Cuando tú cambias ocho técnicos en 10 años, como lo hizo la selección argentina, es muy difícil ganar cosas o lograr un objetivo. Ni el técnico conoce a los jugadores ni los jugadores al técnico. Y eso fue lo que pasó en Argentina. Fue una lástima. Y lo lamentamos mucho porque los jugadores estaban, pero no se hizo lo que se está haciendo ahora, un proyecto, un proceso, que uno sabe que el técnico va a seguir, aunque no se gane el torneo. Hoy hay una estabilidad, se ve hasta en que los juveniles que participan con la selección mayor. Hay un respaldo al técnico, por más que no se gane la Copa América. Es lo que tenía que haber hecho Argentina hace mucho tiempo, pero se desperdició a una gran generación con el mejor del mundo adentro.

¿Chile tiene armas para hacerle daño a Argentina?

Sí que las tiene. Y lo demostró. Tiene esa generación. Para mí le falta el mejor jugador, que es extraordinario, y que es Arturo Vidal. Es un futbolista que cualquier técnico quiere tener dentro del campo de juego. Creo que Argentina no tiene un jugador como Arturo, que lo está demostrando en las grandes ligas. Fue una baja muy importante, pero tiene armas, tiene jugadores que se conocen hace tiempo y una idea futbolística buena. Tiene armas para dañar a Argentina, porque ya la conoce y tiene buenos jugadores.

¿Y para pelear la Copa América y volver a un Mundial?

Mmm, ojalá. Sí… está bien. Por lo que vi estos días, van por buen camino. A nivel futbolístico, van bien encaminados como para tener una clasificación al Mundial.

¿En qué está ahora, Sergio?

Estuve en Qatar 10 meses, hasta que empezó la pandemia y me tuve que devolver, tuve que rescindir el contrato. Después de la pandemia no trabajé y hoy estoy esperando alguna oferta y escuchando propuestas para volver a dirigir.

¿Le interesaría dirigir en el fútbol chileno?

Me gustaría. Tuve posibilidades antes de la pandemia con un equipo grande de ahí. Estuvimos en conversaciones, pero por la pandemia que se cerró todo, no pudimos seguir hablando. Pero me interesa, es un lindo país. Creo que se juega un buen fútbol. Cualquier oferta que pudiera venir, la escucharía y sería un gusto poder trabajar en Chile.

Se habló mucho de Colo Colo…

Sí, ese es el club. Con ellos hablamos, estuvimos conversando y después por la pandemia se cerró, y la parte económica se bajó. Yo no podía bajar, así que preferí quedarme con mi familia, porque nadie sabía sobre el virus. Pero tuvimos la posibilidad de Colo Colo. Estábamos bien, se había hablado bastante, pero bueno, estoy abierto a escuchar ofertas, porque es un fútbol que me gusta, donde se juega bien, así que ojalá se dé en algún momento.

Universidad de Chile está buscando técnico, ¿le atrae?

Es un club atractivo, es uno de los grandes de Sudamérica. Junto con la Católica y Colo Colo son los más grandes de ahí y los más conocidos que tenemos los argentinos. Es un club importante, que tiene objetivos de los que me gustan a mí, de pelear siempre arriba. Sé que tuvo pequeños inconvenientes ahora, a nivel futbolístico, hablando así por lo que uno ve. Debe ser un club muy lindo para dirigir. Tengo conocidos que me dicen que es un club muy lindo y bueno. Ojalá, yo encantado. Ojalá se pueda dar en algún momento. Yo encantado de dirigirlo.

La U quedó marcada por el estilo ofensivo de Sampaoli, ¿cuál es su sello como técnico?

Vi a la U de Sampaoli. Muy buena, me encantó. A mí me gustan los clubes que tienen esos objetivos de ir a buscar y ser protagonista, de ir a ganar en cualquier lado. A mí me gustan esa clase de equipos. La U tiene esa obligación, porque es un equipo grande, de ser protagonista. La idea mía siempre fue pensar en el arco rival, no tanto en el nuestro, pero manteniendo un equilibrio. Mis equipos tratan de tener posesión, de jugar rápido, de buscar el área rival. No será un equipo que espere en la mitad de cancha. No. Mi pensamiento es un equipo equilibrado, pero siempre pensando en el área rival, en ir a ganar los partidos y ser protagonista donde sea. Esa es la idea que tengo yo siempre.

Diego Maradona lo llamó “mamarracho” en 2011, ¿pudieron arreglar sus diferencias? ¿Cómo terminó esa relación?

Muy buena, siempre fue muy buena. Con Diego tuvimos una relación desde los 13 años míos y los 15 años de él, cuando jugábamos en Argentinos Juniors. Sí teníamos nuestros problemas, es verdad. Nos peleamos tres veces y las tres nos amigamos. Éramos muy compinches, teníamos una amistad muy grande. Y ahora, bueno, muy dolido por lo que pasó. Uno nunca pensó y yo sigo sin pensar que nos falta Diego en este mundo. A veces me cuesta ver incluso su imagen, pero lo recuerdo de la mejor manera, de lo que era él, un tipo humilde, generoso, bondadoso, con la gente, con todos.