Tokio 2020: cómo es vivir en la «burbuja» de los Juegos más extraños de la historia


  • Tamara Gil – @_tamaragil
  • Enviada especial de BBC Mundo a Tokio 2020

Fuente de la imagen, Getty Images

La primera señal se da en el propio avión. Nada más aterrizar, la voz del capitán da la bienvenida a Tokio, pero esta vez el usualmente cálido mensaje va acompañado de una primera directriz: «Todos aquellos vinculados a los Juegos, permanezcan quietos».

Es solo el comienzo de la maratón de pruebas, códigos QR y documentación que espera al participante de las Olimpiadas en el mismo aeropuerto y que le da acceso a la «burbuja» de unos Juegos que la pandemia obligó a aplazar un año y que los convierte ahora posiblemente en los más extraños de la historia.

Mientras en esa burbuja todo es ilusión y caras amables y sonrientes tras dos años de duro trabajo, los primeros positivos, algunos escándalos y los llamados a la cancelación de última hora se acumulan en medio también de la indiferencia ciudadana.

«¿Que qué me parece el qué? ¿Los Juegos? Bueno, pues ya está», me respondía una dulce joven japonesa que, haciendo gala de la hospitalidad que caracteriza a la sociedad nipona, no quería dejarme sola sin asegurarse de que encontraba transporte en mis primeras horas en la capital.