Último paso para llegar a Estambul


05/05/2021 a las 06:31

CEST


Pocos apostaban que el Real Madrid iba a llegar tan lejos en la Champions. Con una plantilla asimétrica, muchos delanteros y pocos medios, y un año sin fichar, anunciaban problemas para competir en Europa. Pero ahí está, ante la vuelta de las semifinales frente a un Chelsea intenso y rocoso. Está a las puertas de una nueva final en una eliminatoria que ahora favorece al equipo inglés por el empate a uno que arrancó en el Di Stéfano.

Pero dar por muerto a este Madrid es siempre un riesgo. Un equipo que tiene memoria europea en las piernas de muchos de sus jugadores, que han ganado cuatro ‘orejonas’. Y lo ha hecho en circunstancias adversas, superando crisis y saliendo adelante con bajas importantes que no han podido con su ambición. 

LATIGAZOS

El Chelsea tiene colchón para hacer frente a los últimos 90 minutos de una eliminatoria igualada. Los de Tuchel son optimistas, confían en sus armas. pero saben que el Madrid es de esos rivales que nunca se rinde llegue o no herido. Lo tuvo contra las cuerdas en Valdebebas, pero un latigazo de Benzema equilibró el juego para acabar siendo un pulso intenso que pudo llevarse cualquiera. Este Madrid dado por muerto varias veces se ha refugiado en su fortaleza mental para enlazar 19 partidos sin perder que le mantienen vivo en Europa y en la Liga. 

FACTOR HAZARD

Zidane ha respirado pero solo un poco al recuperar a Ramos, Mendy y Valverde. Tres jugadores necesarios que llegan fuera de forma tras superar lesiones y coronavirus a un partido de máxima exigencia. Ha perdido a Varane, que se suma a los lesionados Carvajal y Lucas Vázquez que dejan la defensa cogida con pinzas. Aunque el francés, como el alemán del Chelsea, basa la consistencia en el equipo, las individualidades cuentan ante la igualdad entre ambos contendientes. 

Un Madrid que aspira a que el ‘factor Hazard’ sea decisivo. El belga se lo debe después de dos años esperándolo y qué mejor sitio que Stamford Bridge, el jardín donde más se ha divertido jugando al fútbol en los siete años que estuvo defendiendo la camiseta del Chelsea.

DESCANSOS

Tuchel sólo tiene la baja de Kovacic, pieza importante en su medular y viejo conocido de los blancos. Será una partida de ajedrez con batalla en la medular basada en la presión, en negar el control del balón al rival con transiciones rápidas en ataque para buscar las espaldas de los centros del campo. El alemán dio descanso a Azpilicueta, Jorginho, Kanté y Pulisic ante el Fulham igual que Zidane a Kroos y Modric contra Osasuna. Piezas básicas en sus estructuras para una eliminatoria por decidir cuyo premio es jugar la final de Estambul.