un Bianchi lo quiso llevar, sus goles y más…


Orsini ya es jugador de Boca pero el Xeneize pudo haber sido su destino. Él mismo se lo contó a Olé en una entrevista publicada el 22 de noviembre de 2020. «En mi pueblo se hacía un torneo de fútbol infantil que se llamaba El Argentinito, para chicos de 10, 11 y 12 años. Participaban los clubes grandes de Buenos Aires y buscaban llevarse a los jugadores más destacados. Y los cazatalentos de Boca me volvían loco para traerme, ja. Jugué el torneo los tres años y los tres años vinieron a casa a tratar de convencerme. Vinieron Ramón Maddoni, Horacio García y Mauro Bianchi, el hijo de Carlos, que era representante. Con mi papá les dijimos que era muy pronto para irme y les prometimos que cuando cumpliera 15 años iría a probarme. Fui y quedé. Es más: paré una semana en la pensión de Casa Amarilla y les pedí una foto a Viatri y Javi García. Pero creí que no iba a poder adaptarme a la vida en Buenos Aires y me volví para el pueblo».


Orsini festeja en Sarmiento, su club anterior a Lanús, en la Primera Nacional.

Mirá también

Boca ya tiene un 9: se hizo lo de Orsini

Otra confesión de aquel año tiene que ver con el máximo goleador de Boca: «Algo de eso, ja. En realidad, mi abuelo paterno es muy bostero y el materno, gallina mal. Entonces, cuando iba al a casa de uno, me vestían de Boca. Y cuando iba a la casa del otro, me ponían la de River. Yo ya estaba perdido, ja. En un momento andaba con remera de Boca y pantalón y medias de River, una mezcla. Y cuando Palermo explotó en Boca, me pintaron el flequillo como Martín. Cosas que uno hace de chico…».

Mirá también

Cumbre Román-Andrada: ¿se cae el pase a México?

La carrera de Nico, tras dejar Atlético Rafaela en 2016, incluyó el ascenso fútbol japonés, el coreano y de Austria, siempre con cesiones a préstamo, y Sportivo Luqueño antes de regresar a Argentina convocado por Sarmiento de Junín, su equipo antes de Lanús.

En el Grana hizo 13 goles en 59 partidos, sólo 10 completos, ya que pese a que arribó en 2019, recién en 2020 pudo empezar a jugar desde el arranque con continuidad.

Sand y Orsini

Sand y Orsini

Lo apodan el Tanque, como le dicen por su porte físico (mide casi 1.90 metros) y se desempeña como delantero de área, puesto en el que, al competir con José Sand, no le resultó fácil hacerse un lugar. También puede jugar por los extremos: de hecho, en el Grana se corrió a los laterales más de una de las veces que debió compartir equipo con Pepe.

En Lanús se hizo lugar cuando capitalizó con goles los escasos minutos que le dieron en el comienzo. Le hizo un doblete a a la Universidad Católica, por la Copa Sudamericana 2020, y más adelante uno a Boca en la Bombonera. Aunque en Lanús también se valora mucho su gol a San Pablo en tiempo de descuento, que clasificó al equipo para la siguente fase del torneo continental.

Para su altura, resulta bastante rápido y responde bien en su juego aéreo aunque no es su fuerte. Demostró personalidad en momentos complicados, con goles en tiempo de descuento. Muestra empeño y cuando está bien deja todo.

Goles y asistencias de Orsini en Lanús

Un tanto de Orsini en Rafaela