Victoria agónica para una remontada histórica


El 5 de diciembre el Barça, después de perder contra el Cádiz, estaba a 12 puntos del Atlético. Solo se habían disputado 10 jornadas de Liga pero los culés ya daban el título por perdido. El equipo blaugrana estaba inmerso en una grave crisis de juego y resultados. El desánimo campaba a sus anchas entre el barcelonismo. El temor a una nueva temporada en blanco se apoderó del entorno. Y se vislumbraba una larga travesía en el desierto, a la espera de una elecciones que nunca llegaban. Nada hacía presagiar una remontada histórica. Pero el milagro se hizo posible. Y hoy, 5 de abril, solo cuatro meses después, el Barça está a solo un punto del liderato y es el gran favorito para ser campeón. Los blaugranas, tras ganar esta noche al Valladolid en el Camp Nou, dependen de sí mismos para conquistar una Liga que se antojaba imposible y que está cada vez más cerca de convertirse en un sueño hecho realidad. Fue una victoria muy difícil. Agónica. Con gol de Dembélé en el último minuto. Tras un mal partido de los blaugranas. Espesos tras el parón de selecciones. Pero, afortunadamente, el francés desatascó el encuentro y el entuerto. Dembélé fue el héroe de una noche que puede ser determinante.

La transformación del equipo ha ido en paralelo a los triunfos. Aquella derrota ante el Cádiz fue la última del Barça. Desde entonces, ha sumado 51 puntos de 57 posibles, con 16 victorias y solo 3 empates. Unos registros tan extraordinarios como el trabajo que ha hecho Koeman con sus jugadores. Sensacional ha sido la aportación del técnico holandés: ha recuperado a futbolistas hundidos, ha apostado por los chavales jóvenes y talentosos y ha conseguido que Messi vuelva a ser el líder imprescindible. La arenga del crack argentino en el túnel de vestuarios lo evidencia: «¡Esto hay que sacarlo como sea!». Una proeza inimaginable cuando asumió el cargo de entrenador, en plena crisis deportiva, económica e institucional. Este lunes se dio un gran paso para ganar la Liga. Pero todavía queda mucho camino por recorrer. Empezando por el clásico del próximo sábado contra el Madrid. Y el duelo contra el Atlético del 9 de mayo. Dos partidos decisivos para ganar una Liga que el Barça, después de todo el esfuerzo realizado en este excepcional 2021, no puede dejar escapar.