Estos son todos los motivos por los que Hacienda te puede hacer una inspección


El fin de una inspección de la Agencia Tributaria es detectar irregularidades fiscales en la actividad del negocio. En este sentido, el colectivo de autónomos es uno de los más vigilados por el fisco; ya que una parte del colectivo ni siquiera tiene que llevar una contabilidad de sus ingresos. Además, en estos estratos del tejido empresarial es más sencillo que se den casos de economía sumergida.

Por estos motivos, Hacienda tiene puesta la lupa en el autoempleo desde hace mucho tiempo; lo que ha generado un miedo en el colectivo. Un inspector puede presentarse en un negocio por diversos motivos. Precisamente, durante la campaña de la declaración de la Renta, y posteriormente, es más probable que lo hagan; ya que disponen de más datos del autónomo.

Devoluciones tributarias excesivas

Al realizar alguna declaración tributaria como el IVA, las retenciones, o la Renta, las devoluciones elevadas pueden llamar la atención del fisco. En el caso del IVA, por ejemplo, la inclusión de demasiados gastos deducibles ajenos a la actividad, que den lugar a devoluciones importantes, también puede ser motivo de inspección.

Por lo que, en estos casos, más vale que las declaraciones estén correctas y se ajusten a la realidad; ya que, de lo contrario, se daría un caso de práctica fraudulenta.

Descuadres entre modelos trimestrales y modelos anuales

Los autónomos conviven día a día con las hojas de cálculo, los libros de contabilidad y las facturas; todo con la intención de estar al día en sus obligaciones con la Agencia Tributaria. A pesar de ello, siempre se pueden cometer despistes o errores de cálculo.

Estos desajustes entre declaraciones son una llamada para que Hacienda entre en acción. Es interesante automatizar este proceso en la medida de lo posible, a través de aplicaciones específicas de contabilidad y facturación. Cabe recordar que los softwares para llevar dos contabilidades paralelas están totalmente prohibidos y perseguidos por Hacienda.

Solicitud de NIF intracomunitario

Se trata de un número de identificación que se obtiene tras la inscripción en el Registro de Operadores Intracomunitarios, mejor conocido como censo VIES. Este documento permite al autónomo que realice cierto tipo de operaciones comerciales dentro de la Unión Europea sometiéndose a un sistema especial de IVA.

Las inspecciones por este motivo, normalmente, se deben a una simple comprobación de datos, en la que el autónomo tendrá que justificar la necesidad de dicho NIF.

Declaración de subvenciones

Hay que tener en cuenta que algunas subvenciones están exentas de tributación y, por ende, no deben declararse. No obstante, las que sí están obligadas a pasar por un tributo, habrá que declararlas correctamente.

Dejar sociedades inactivas

Dejar sin actividad una sociedad y crear otra parecida, manteniendo los mismos socios, misma actividad y misma sede; es un claro ejemplo de porqué se puede presentar una inspección de Hacienda.

Por este motivo, es vital dar de baja una sociedad antes de fundar otra; ya que el fisco podría pensar que esta acción tiene un fin fraudulento.

No presentar declaraciones

Salvo que no se alcancen los límites que obligan a presentar la declaración, es imprescindible presentar el cálculo correspondiente; ya que, de lo contrario, sería un motivo más que razonable para que un inspector se presentase en el negocio.

En el caso del IVA, en concreto, es importante presentar el modelo correspondiente, incluso aunque no se hayan obtenido ingresos.

Exceso de gastos deducibles

Algunos profesionales tienden a incluir gastos no relacionados con su negocio, como comidas, gasolina o gastos corrientes de luz y agua, entre otros. Una práctica que la Agencia Tributaria puede detectar fácilmente y poner en marcha una inspección, sobre todo cuando los importes deducidos superan a los ingresos.


comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin