La recuperacin de la economa toc techo


Argentina enfrenta un desafo central para poder salir de su situacin de crisis y mejorar sus indicadores sociales y laborales: crecer de manera sostenida. Sin embargo, los datos de actividad que se conocieron en la ltima semana parecen haber mostrado cierto agotamiento en el proceso de recuperacin. 

Un trabajo del Instituto de Trabajo y Economa de la Fundacin Germn Abdala (Itega) consider que la actividad econmica post-Covid parece haber encontrado un techo. Tal como indicaron, esa dinmica se explica por un magro repunte en el consumo y un freno de la inversin. 

El trabajo record que segn su Indicador Mensual de Actividad Econmica (IMA), en agosto la economa se increment 0,3% respecto a julio, consolidando el amesetamiento en torno a los niveles alcanzados en los meses previos al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo) en 2020.  

Esto tambin se verifica en la industria, con el dato del octavo mes recientemente publicado por el Indec, que reflej una cada de 0,6% mensual en trminos desestacionalizados, la segunda baja consecutiva. 

Consumo e inversin frenados 

Para Itega, esa dinmica obedece fundamentalmente al magro repunte que tuvo el consumo, sumado al freno que se observ en lo que va del ao de la inversin, tras un fuerte repunte que haba mostrado en la segunda parte de 2020. 

En efecto, en agosto ltimo el consumo medido por el Indicador Mensual de Consumo (IMC) que releva la entidad se increment 0,6% mensual, y se ubic 2,3% debajo de los niveles prepandemia mientras que su Indicador Mensual de la Inversin (IMI) mostr una cada del 1,2% mensual en julio, reflejando el estancamiento de este componente. 

A pesar de esta dinmica, el Gobierno estim un crecimiento del 8% para 2021, que qued plasmado en la reciente presentacin de las proyecciones del Presupuesto para 2022. Asimismo, el mercado convalid esa visin, ya que el Relevamiento de las Expectativas del Mercado (REM) con los datos de septiembre que acaba de publicar el BCRA mostr que el top -10 de las consultoras ajustaron 0,5 puntos porcentuales al alza su estimacin de un promedio de 7,3% a 7,8%.  

El informe seal que esta aparente contradiccin en realidad est explicada por el fuerte efecto arrastre que dej el repunte de la actividad en la segunda parte del 2020 y principios de 2021, tras la salida de la cuarentena estricta provocada por la pandemia. En efecto, el arrastre al primer trimestre de 2021 es, precisamente, del 8%, consign Itega. 

Aumentar el gasto 

El Gobierno se plante una estrategia luego de la derrota que sufri en las elecciones PASO de septiembre, la cual implica un aumento del gasto para poner plata en el bolsillo. Respecto a este punto, los desafos rondan entre financiar el aumento del dficit fiscal para un aumento de la actividad y s esa iniciativa resulta verdaderamente efectiva. 

En consecuencia, Itega coment que no hay dudas de que el impulso fiscal para los prximos meses que lleva implcito el presupuesto representan un desafo para la gestin, que lejos de explicarse por una aceleracin del gasto previsional como pas en 2017 parece encontrar su sentido en el gasto de capital, el cual se destaca por su notable subejecucin en lo que va del ao.  

En concreto, el gasto de capital representa la obra pblica un dinamizador que los gobiernos utilizan generalmente para reactivar la economa, ya que genera un movimiento en el consumo y el empleo en los sectores de menores ingresos. El trabajo explic que, si bien esta partida no suele tener una estacionalidad marcada ya que se paga contra presentacin de certificados de obra, los cuales se acumulan hacia el final del ejercicio, en los ltimos aos el grado de ejecucin del gasto de capital para el mes de agosto ronda en el 62%, por lo que el valor de 34% de ejecucin que se observa en lo que va de 2021 resulta ms que llamativo. 

As, alcanzar la nueva proyeccin de cierre fiscal que implica un dficit primario de 4% del PIB que marca el Presupuesto parece un objetivo difcil de alcanzar. Sin embargo, dijo Itega, aun considerando un dficit inferior en el orden del 3,5% que resulta ms factible de ejecutar, lo cierto es que se mantendr una inercia en las partidas presupuestarias que harn muy difcil alcanzar un valor para 2022 por debajo del 3% del PIB. Esta dificultad la refleja la hoja de ruta que deline el Ministerio de Economa que estima para 2022 un dficit primario de 3,3% del PIB, aun considerando un gasto primario que se contrae ligeramente en trminos reales.  

Los interrogantes que se abren en este punto nos llevan a pensar no solo si es posible mantener fuentes de financiamiento para esta magnitud de dficit, sino tambin en qu medida un resultado primario casi sin signos de mejora y que ni siquiera parece lograr un impacto positivo sobre la actividad es consistente con un eventual acuerdo con el FMI, concluy Itega.