En MG: Simón Oliveros aclaró en vivo mensaje en que afirmó que «a veces uno no se siente valorado» | TV y Espectáculo


Fue hace casi una semana que el periodista del matinal Mucho Gusto (Mega) Simón Oliveros publicó en Instagram un mensaje en que afirmó que “a veces uno no se siente valorado y pasa por malas etapas en las pegas”, que generó suspicacias. Este jueves, tras varios rumores, el comunicador aclaró el mensaje.

El escrito, que fue subido junto a un video en que el profesional aparece rodeado de gente mientras realiza sus labores de reporteo, apuntó luego a que “el cariño de la gente que respeta y agradece tu labor como periodista hace que todo quede en segundo plano”.

“Si uno trabaja en la TV debe ser para ayudar a la gente dentro de lo que uno puede hacer. En mi caso visibilizar. No tengo más ambiciones que eso. Mostrar la realidad“, agregó.

En el espacio matinal, el animador José Antonio Neme consultó a Oliveros por lo que había querido decir.

“Aunque tú no quieras reconocerlo, eres un rostro (…) la gente te quiere, te abre su corazón. Entonces, el otro día me mandan un pantallazo donde tú estarías dolido con nosotros. ¿Es así? Desahógate, Simón”, emplazó el conductor.

“¿Tú crees que esa prensa de farándula tomó el teléfono y me llamó y preguntó qué es lo que había querido decir o cómo estaba yo? (…) Puro cahuín no más“, respondió.

“La gente que me conoce sabe que no tengo problema con nadie. Soy livianito de sangre. Jamás voy a andar hablando por detrás (…) llevo seis o cinco años en el canal. Si tengo un problema con la jefatura voy, le toco la puerta y digo ‘pasa esto’. Soy un hombre nacido y criado en Mega”, aclaró luego.

El periodista, que estuvo a cargo de la animación del matinal tras la salida de Luis Jara, explicó que “lo que subí fue una foto que decía lo siguiente: ‘a veces uno no se siente valorado, a veces uno está arriba, otras abajo, pero lo que realmente importa es el cariño de la gente que en esa pauta lo demostró con afecto”.

“No tiene otra ciencia más que eso. Le dieron una vuelta larga. Y lo que a mí me molestó es que no me preguntaron a mí, no me llamaron (…) nada más que eso”, cerró.