Grettell Valdez está devastada, su esposo le dio el divorcio ¡pero ella lo quiere esperar!


En julio de 2020, dimos a conocer que el esposo de Grettell Valdez, de 45, Lionel Clerc, de 40, se encontraba en Suiza solucionando el proceso legal que arrastra desde 2010 por fraude y robo.

 

Él se presentó voluntariamente en su país; sin embargo, le informaron que para resarcir su error debía pagar más de cuatro millones de pesos trabajando o cumplir con una condena de año y medio en prisión, por lo que prefirió la primera.

 

Un amigo de Grettell nos cuenta que la lejanía tiene devastada a la actriz y que incluso el modelo ya le propuso que se divorcien para que ella pueda rehacer su vida:

 

 

-¿Qué ha pasado con el esposo de Grettell?

 

“Leo sigue en Suiza pagando la pena que las autoridades de aquel país le impusieron: trabajar hasta lograr resarcir su error; sin embargo, aún le falta mucho para cubrir la parte que le toca por el fraude que cometió en 2010 de cuatro millones de pesos”.

 

-¿Qué dice ella?

 

“Grettell ha hecho hasta lo imposible por ayudarlo, incluso le ha enviado cerca de un mdp; busca que las autoridades suizas vean que él sí está cumpliendo y así le den más oportunidades de venir a México a verla”.

 

-¿Hace cuánto que no se ven?

 

“La última vez que se vieron fue en diciembre, pasaron las fiestas juntos; él no viene mucho porque sólo tiene un permiso por año para salir del país y el viaje implica un gasto que ahorita no puede hacer”.

 

 

-¿Ella no ha ido a verlo?

 

“Ha querido hacerlo, pero no ha tenido el tiempo suficiente, debido a que tiene varios proyectos y debe estar al pendiente de su empresa y de su hijo. Esto la tiene hundida en depresión porque anhela que su esposo regrese lo más pronto posible”.

 

-Ha dicho que lo ve seguido…

 

“Siempre ha querido aparentar que no pasa nada malo y que está feliz. Se hablan diario, pero ella siempre llora porque le dice que se siente muy sola y que no se casó para estar en una relación a distancia; además, quería embarazarse, pero con él a la distancia le será imposible. Grettell se presiona porque siente que su reloj biológico está avanzando y tristemente Leo le ha dicho que mínimo podría tardar cinco años en regresar a México”.

 

-¿De verdad?

 

“Todo esto la tiene muy confundida y triste, por eso Leo le hizo una propuesta con la cual Grettell quedó aún más dolida… Leo le propuso darle el divorcio y su libertad para que pueda rehacer su vida. Obvio, esto no le gustó a Grettell, ya que, aunque sabe que él lo hace por amor, ella ya no ve su vida sin él porque lo ama”.

 

Grettell

 

-¡Qué difícil situación!…

 

“La acción de Leo es muy noble, pues ya no quiere verla sufrir ni saber que se siente tan sola, sólo le importa su felicidad; también, le dijo que cuando él termine de arreglar su problema en Suiza y regrese, pueden retomar su relación si ella sigue soltera. Él no quiere que ella se sienta atada a alguien que no tendrá cerca tanto tiempo”.

 

-¿Qué le respondió ella?

 

“Le dijo que estaba loco, que al único que ama es a él, que no tendría ojos para otro hombre y que lo esperará todo el tiempo que se tarde. Grettell está aferrada a él y se daña”.

 

-A Grettell le pasa lo que reza el dicho: “Afortunada en el dinero, pero desafortunada en el amor”…

 

“Así es, ella ha confesado que hay momentos en los que se ha sentido perdida y que teniéndolo todo monetariamente hablando, no tiene nada y se siente vacía; cuando pensó que ya había llegado el hombre indicado a su vida, se le fue por sus errores del pasado, nada de esto ha sido fácil para ella”, finalizó.

 

 

Amor