La segunda parte de la biografía de los duques de Sussex amenaza a la familia real británica | Gente


El pasado verano, una bomba de relojería se colocaba en el epicentro de la familia real británica. Se trataba de la publicación de Finding Freedom, la primera gran biografía sobre los duques de Sussex y su salida de la casa real para marcharse a empezar una nueva vida en EE UU. Un volumen cargado de datos, conversaciones e intimidades escrito por Omid Scobie y Carolyn Durand, corresponsales expertos en la realeza británica y próximos a la pareja. Los autores explicaban que la intención de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle no era una salida grandilocuente de la familia real sino que buscaban “encontrar su sitio en ella”, algo que, como se ha comprobado más de un año después de aquel adiós, no han logrado.

Más información

Por si aquel libro —cuyas fuentes fueron amigos cercanos a los propios Sussex, e incluso se habló de filtraciones de la pareja— y sus revelaciones fueran poco, ahora hay más. Los autores han anunciado en una entrevista con el diario británico The Sunday Times que este verano lanzarán una edición actualizada con nuevo y jugoso material. Si el volumen anterior solo cubría la salida y los primeros meses de la marcha de Enrique y Meghan, cuando se instalaron en California, el nuevo, que previsiblemente se publica en agosto, llegará hasta la primavera. Por tanto, explicará dos episodios fundamentales para entender la relación del hijo pequeño de Carlos y Diana de Gales con su familia. El primero, el momento de mayor división: la polémica entrevista que la pareja le concedió a Oprah Winfrey a principios del pasado marzo. El segundo, el que supuso el reecuentro de Enrique con sus parientes en el funeral de Felipe de Edimburgo, consorte real y su abuelo, fallecido el pasado 9 de abril.

Según diversos medios británicos, esta actualización será explosiva por los datos que aportará. De hecho, un experto en la realeza llamado Duncan Larcombe, que ha seguido a los duques en sus viajes y actos oficiales, ha explicado que esos nuevos capítulos podrían terminar de cerrar las puertas a cualquier posibilidad de reconciliación entre Enrique y Meghan con su familia británica. “Lo que se cuente va a ser extremadamente revelador”, afirma Larcombe al medio Closer.

“Si surge más información negativa sobre la realeza, detalles de calado o si se revelan conversaciones entre Enrique y la familia después del funeral, será la puntilla”, asegura. De hecho, afirma que entonces “no habría una posibilidad de reconciliación nunca más y toda la confianza se rompería”. “¿Cómo podría cualquier miembro de la familia real confiar en ellos si se filtran detalles de conversaciones íntimas?”, reflexiona el experto, que afirma que esos capítulos podrán llegar a definir el futuro de la propia institución y cómo será su relación con Enrique y Meghan a partir de ese momento.

La cuestión está en qué tipo de material llegará a publicarse, porque eso será síntoma de hasta qué punto están los propios duques de Sussex implicados en el libro. “Si el contenido no es vago o neutral, podría causar otra enorme pelea”, afirma Larcombe. Ya el pasado verano se habló de que los duques estaban muy relacionados con el libro, que pudo suponer algo así como un ajuste de cuentas con la familia que dejaban atrás.

Otras dos fuentes refrendan ese punto de vista en el propio Sunday Times. “Después de lo de Oprah, ¿qué más queda por decir?”, ha dicho una, sin identificar; la segunda desarrolla más ese concepto. “La entrevista con Oprah detonó una bomba situada debajo de la familia real, y la mayor parte de ellos todavía está en shock. El libro no ayudará”, ha dicho un asistente de alto grado a este medio.

En su primera edición, el libro hacía revelaciones muy íntimas sobre Enrique y Meghan Markle. Por ejemplo, se contaba cómo se habían conocido y cómo había sido su historia de amor, que su relación se hizo pública cuando apenas llevaban seis meses viéndose y como él —pese a que Markle lo negó después en su entrevista con Winfrey— le contó que su vida era “surrealista” y que iba a tener que enfrentarse a “un papel sin descansos” en su nueva vida. De hecho, se explica que habían tomado la decisión de marcharse de la familia real incluso antes de casarse.

Entre las revelaciones también se contaba la problemática relación entre Enrique y su hermano Guillermo, que quedó retratado como el malo de la historia por su dureza en las negociaciones de la salida de los Sussex de la familia real. Y cómo, siempre según el libro, había sido Enrique quien había dado el paso de buscar una reconciliación con Guillermo. A finales de marzo de 2020, cuando su padre, Carlos, se contagió de coronavirus, el hermano menor llamó al mayor. “Fue entonces cuando finalmente dejaron de lado sus propios problemas, se pusieron en contacto y empezaron a hablar por teléfono. Ambos estaban preocupados por su padre. Enrique descolgó el teléfono y llamó a Guillermo y comenzaron a hablar de nuevo”, contaba uno de los autores de la autobiografía, Omid Scobie. Pero siempre hay que tener en cuenta que esa edulcorada versión se inclinaba hacia el lado del pequeño de los hermanos. Habrá que esperar al próximo 5 de agosto para ver si la dinamita termina de explotar.