«Tripa» de Mambrú y su doloroso calvario: «Pensé en suicidarme»


Germán “Tripa” Tripel, exintegrante del grupo musical Mambrú, conversó en el programa Seres libres, de Crónica TV, un espacio en donde personas con adicciones cuentan su historia para ayudar a otros. En su caso, Tripa habló de sus problemas con los estupefacientes y el alcohol, que comenzaron durante su carrera con la música.

Tripa es de esos artistas cuya vida personal se desconoce casi por completo. Una de las pocas cosas que se dio a conocer públicamente fue que se casó con Florencia Otero en 2011 y que tuvieron una hija, llamada Nina. Ahora, conversó en Seres libres sobre todo el calvario que vivió durante varios años, mientras su éxito musical se incrementaba.

“Salía todos los días, consumía drogas, tomaba mucho alcohol, llegué a pensar en suicidarme. Perdí los estribos”, confesó Tripa. Por alguna razón, tuvo que volver a la casa de sus padres y esa fue la gota que rebalsó el vaso. “Me deprimí un año, que me mudé de vuelta con mis viejos, y estaba todo el día tirado en el sillón”, recordó. 

La vida acelerada de Tripa durante los años de Mambrú

En otra reciente entrevista, Germán Tripel había hablado acerca del auge de su grupo musical, en donde todo era un movimiento constante, lleno de fiestas, excesos y experiencias de la noche. “Era muy difícil seguir el ritmo, hacíamos giras muy extensas por todo el país, nos íbamos de miércoles a domingo”, relató.

Además de la vida agitada que llevaron durante la época de giras en su pico de fama, Tripa explicó que una de las cosas más complicadas fue aceptar cuando esa montaña rusa del éxito musical empezó a bajar. “Fue muy difícil enfrentar la realidad tan intensa que significaba estar todo el tiempo en el candelero, y después de eso, fue peor no estarlo y sentir que se habían olvidado de nosotros”.

La anécdota de Tripa con Luis Miguel

Recientemente, Tripa y Flor fueron al programa Cortá por Lozano y conversaron con Vero Lozano sobre una graciosa anécdota: cuando conocieron a Luis Miguel. Fue en un hotel de Puerto Madero, en donde la pareja se estaba hospedando. Por una de esas casualidades, el Sol de México también estaba ahí. Tripa y su esposa empezaron a cantar, y cuando el artista pasó por enfrente de ellos, se tapó los oídos como si le hubiese molestado la situación. Según Flor, probablemente fue por los problemas auditivos que sufre desde hace años, aunque no dejan de recordar la historia con mucho humor.